domingo, 25 de mayo de 2014

De nuevo "solo" subcampeones de Europa

No pudo ser, el Atleti repite su propia historia y deja escapar una Copa de Europa cuando apenas quedaba tiempo para terminar el partido y ver como en el último suspiro el Real Madrid empata el partido con un gol de Sergio Ramos en el descuento.

El Atleti se había adelantado en la primera parte con un gol de Godín e intentó mantener esa ventaja durante todo el partido pero poco a poco las fuerzas flaquearon y el Madrid que solo se vino arriba en los últimos 20 minutos del encuentro logró in extremis empatar el partido. Después llegaría la prórroga y una plantilla hundida vería como caían 3 goles más en la segunda parte de la misma, casi una repetición de lo acontecido hace 40 años cuando el Atleti cayó derrotado por el Bayern de Munich en el partido de desempate.

No fue suficiente el gran empuje con que contaron los rojiblancos desde las gradas que se dejaron oír durante todo el partido. Además el Atlético contaba con las importantes bajas de Arda Turán y Diego Costa que solo duró en el terreno de juego 8 minutos tras haber intentado forzar una más que temprana recuperación de su lesión, un grave error por parte del brasileño y del Cholo Simeone que debieron aceptar el contratiempo y no entrar siquiera en la convocatoria. La temeridad además implicó el tener que gastar un cambo demasiado pronto y no tener un hombre más de refresco para la segunda mitad.

Dejo aquí un once para la historia, el once que logró imponerse durante muchos minutos al Real Madrid y que tuvo muy cerca la consecución de la primera Copa de Europa en su formato Champions League: Courtois, Juanfran, Godín, Miranda, Filipe Luis, Koke, Gabi, Raúl García, Tiago, Villa y Diego Costa. Después entrarían Adrián por el lesionado Costa, Sosa por Raúl García (cambio que se demostró equivocado) y Alderweireld por Filipe Luis. Ya sin cambios jugadores como Juanfran acabaron casi cojos debido al desgaste físico y a alguna tarascada recibida.

Pero a pesar del varapalo recibido los atléticos nos sentimos orgullosos de nuestro equipo que ha plantado cara al rey de las Copas de Europa y cayendo ante él sólo en la prórroga, un equipo que nos triplica en presupuesto y que podía contar con todas sus estrellas. Un equipo que contó con pequeñas ayudas arbitrales al librarse de alguna tarjeta amarilla (Ramos debió ver la segunda) y prolongando en exceso la segunda parte del encuentro con unos inexplicables 5 minutos, el gol llegó en el tercero que probablemente era el límite razonable a añadir, esos 3 minutos. Sin embargo después no añadiría los dos minutos perdidos en la celebración del gol del empate, incoherencia total, aunque seguro que tampoco servirían de mucho dado el hundimiento anímico y físico de los rojiblancos.

La verdad es que es cierto que el Madrid gozó de varias ocasiones para marcar y que el Atleti especuló demasiado con el resultado y aunque lograba tener el control del balón hasta el minuto 70, se mostró por contra inoperante en ataque ya en terrenos del área, ni Villa ni Adrián lograron crear peligro en la misma. Adrián se internó en varias ocasiones por la banda pero su peligro se difuminaba al llegar al área.

Eso sí, partidazo de Gabi, sin duda el mejor del partido, y mientras Del Bosque con miopía galopante, pero puede más la camiseta de un jugador que su valía.

En cuanto a la jornada vivida en Lisboa una vez más impresionante por el ambiente creado aunque hay que decir que la organización por parte de la UEFA, Ayuntamiento, Metro y demás fue escandalosamente mala:

- toda la semana con el trajín de si fan-zone sí o fan-zone no, que si pantallas gigantes si o pantallas no, que si la fan-zone del Madrid sí y la del Atleti no, que la del Atleti se monta, se desmonta y se vuelve a desmontar para después moverla de sitio, y desde luego ningún tipo de señalización para llegar a ella.
 
- lo del Metro de escándalo, misma línea para ambas aficiones, de forma que a las estaciones de la zona atlética llegaban ya los trenes abarrotados de aficionados madridistas procedente del centro histórico de la ciudad y con una frecuencia de hasta 7 minutos entre tren y tren, una única y estrecha boca de Metro en la parada atlética. ¿Para qué la separación entre aficiones si luego no hay trenes segregados?, ¿cómo una frecuencia entre 5 y 7 minutos entre tren y tren?.

- En la zona atlética inexistencia de locales de hostelería en las cercanías y una carpa montada de la forma más cutre sirviendose los refrescos con botellas de dos litros de marca Makro, cualquier verbena de barrio estaba mejor organizada y con bebidas  de mayor postín. Y si tacañeaban con la calidad de los refrescos no quiero pensar cómo serían las bebidas alcohólicas, que tampoco sé si había.
- Salida del estadio: TERCERMUNDISTA, miles de aficionados agolpados sin apenas poder moverse por tener que coincidir buena parte de los mismos en una única escalera tras haber salido por varias puertas (¿por qué no se construyó una rampa? que el estadio tiene apenas diez años, mejor dicho varias rampas) tardé cerca de media hora desde que salí del edificio del estadio hasta que llegué a la calle propiamente dicha, un recorrido de menos de 200 metros; a efectos comparativos estoy hablando de un recorrido equivalente a salir del Calderón y llegar a los edificios de viviendas de enfrente en un trazado de zig-zag. No quiero pensar qué hubiera pasado en caso de salida precipitada por algún tipo de emergencia. Y menos mal que la afición madridista aún aguardaba dentro del estadio de manera que solo se estaba desalojando medio estadio.
 
- Y para rematar la faena: autopista de peaje Lisboa-frontera, una autopista de tres carriles que desemboca en un peaje con solo 4 puestos de cobro, y dos de ellos cerrados, como consecuencia retención de dos horas, un recorrido de 200 km se hizo en 4 horas, dos de esas horas siendo en circulación casi a velocidad de peatón. Y suerte que al menos al final decidieron que el peaje fuera libre y ya se pagaba si parar, pero claro después del efecto embudo y lógicamente a velocidad reducida entre las cabinas de control.

En cuanto al comportamiento entre las aficiones, hasta lo que yo he visto in situ sin ningún problema. Algo he visto en la TV de algún incidente aislado casi inevitable dado el volumen de aficionados desplazados, pero creo que el ambiente general ha sido de respeto y correción sin llegar tampoco a la camadería, en el fondo nos estamos aguantando durante todo el año. Eso sí, mucha separación de los trenes y autobuses por aficiones, separación en las estaciones, y luego nos juntaban a todos en el metro, o nos juntábamos por las calles, aunque como digo por lo vivido por mi sin ningún problema, hasta con algún momento de sano cachondeo, como debe ser el fútbol.

Por otra lado me sorprendió ver la pancarta de los Ultras Sur en el estadio, se supone que estaban disueltos y que ya no contaban con apoyo institucional, pero al parecer debieron tener suerte en el sorteo de entradas efectuados por el Real Madrid. Por el bando contrario también parece que el Frente atlético contaba con su propia zona reservada y que seguramente no consiguieron entrada guardando cola día y noche como la mayoría de los abonados; me sigo oponiendo a estos privilegios. Además ambas aficiones lucieron bengalas, no lo entiendo después del minucioso cacheo uno a uno al que nos vimos sometidos los espectadores pacíficos que ni siquiera podíamos entra botellas de agua o unos sandwiches o comida (esto último supongo que para promocionar el consumo en los puestos del propio estadio).

Por lo demás ciudad bonita que ya conocía, y gente amable, nada que ver con los organizadores, y desde luego lo mejor de la jornada la afición atlética: una afición que no dejó de animar y volcada con su equipo, una afición que se dejó oír incluso después del empate y después de la derrota, una afición que no desalojó las gradas de forma inmediata al pitido final como hacen otras en estos casos, se quedó ahí para seguir gritando "Atleti, Atleti" y "Campeones, campeones", porque no lo olvidemos: somos campeones de liga, pero también nos hemos comportado como campeones, este es el único partido perdido en toda la competición y solo tras una prórroga; en partidos a noventa minutos (o noventa y cinco) somos el único invicto de la Liga de Campeones.

Pese a quien pese, hemos molestado y hemos eliminado a varios de los campeones de las últimas ediciones: Chelsea, Barcelona, Milán y Oporto. La temporada se termina y pronto empezará la nueva y será con nuevo derbi capitalino con la Supercopa de España en juego, intentaremos seguir molestando y si de paso logramos más títulos pues mejor. El balance de esta temporada no puede ser inferior al sobresaliente, nos faltó muy poco para la Matrícula de Honor, realmente nos sobraron dos minutos para poder haberlo conseguido. Pocos esperaban este final de temporada allá por el mes de agosto pasado, muchos se agarraron al "ya caerán".



viernes, 23 de mayo de 2014

RUMBO A LISBOA

A pocas horas de partir hacia Lisboa escribiré unas líneas dedicadas a ensalzar la temporada de nuestro Atlético.

Pase lo que pase en Lisboa el Atlético habrá culminado la que probablemente sea su mejor y más larga temporada, una temporada en la que se ha alzado con el título de Liga con record particular de puntos frente a los dos grandes y todopoderosos clubes que le triplican en presupuesto, ha disputado la Supercopa de España y aún no habiéndola conseguido no perdió ninguno de los dos partidos, ha llegado hasta las semifinales de Copa, y sobretodo ha llegado a la final de la Champions, más de 60 partidos oficiales.

Además, el camino hacia esta final de Champions no ha sido fácil y ha tenido que enfrentarse y eliminar a campeones de Europa: al Chelsea, al Barcelona, al Milán, al Oporto, ahí es nada. Y aún así, se planta en la final como único equipo invicto en la competición, algo nada fácil, y si además logra alzarse con el título será de los pocos clubes que son campeones invictos, algo que ni siquiera el Madrid de las 9 Copas ha conseguido nunca, ni siquiera en las primeras ediciones en que jugó solo 7 partidos para ser campeón.

Nada habrá que reprochar a este equipo el domingo, sólo se merece la ovación y reconocimiento, una temporada de éxito gracias al Cholo, ese Cholo que está consiguiendo alzarse como entrenador con los títulos que ya conquistó como jugador, ese Cholo que es atlético y colchonero hasta la médula y que ha sabido inculcarlo en sus jugadores y lograr que pese a la falta de estrellas individuales el Atleti brille como equipo.

Este será mi cuarto viaje a Lisboa, una ciudad que me gusta y que recomiendo visitar, curiosamente la primera vez que la visité fue el año en que el Atlético también jugó una final europea, la Recopa contra el Dinamo de Kiev, el año en que conocí a una gran amiga colchonera a Helena, una amiga que me trajo un recuerdo de aquella final, espero devolverle el favor y ser yo esta vez quien le traiga un recuerdo con el nombre de campeón inscrito.

Esta final seguro que va a ser de las más especiales y seguro que los atléticos nos comportaremos como campeones durante toda la jornada, como siempre hacemos, arropando al equipo, animando, recordando a Luis Aragonés, al Cholo, sabiendo que somos del Atleti porque lo llevamos dentro y no porque queramos ligar con una chica como nos quieren hacer creer los de Coca-Cola, ser del Atleti se lleva dentro, no existe el concpto de "me hago del Atleti", SOMOS DEL ATLETI porque nacemos así.

Pues nada, ahora A GANAR, GANAR, GANAR Y GANAR, Y DESPUÉS GANAR, GANAR Y VOLVER A GANAR

domingo, 18 de mayo de 2014

Llegó la Décima, la décima liga del Atleti

17 de mayo de 2014, justo un año después de haberse alzado con su décima Copa del Rey ante el Madrid el Atlético de Madrid se proclama ahora vencedor de su décima Liga española de fútbol al empatar a uno en el campo del otro gigante del fútbol español: ante el FC Barcelona, justo en su partido número 2500 en Primera División, un campeonato por el que no hace tantas fechas pocos apostaban a pesar de la trayectoria de los atléticos. Porque ha habido dos frases este año: la del "partido a partido" del Cholo Simeone, y la de "ya caerán" de casi toda la prensa deportiva.

Y como es el Atleti la proclamación de campeón de Liga exige que lo haga con mucho esfuerzo, con mucho sufrimiento, con muchos contratiempos, con épica y heroicidad: no perdiendo en uno de los estadios más difíciles de Europa, no perdiendo ante un rival que ganando hubiera sido quien se proclamara campeón ante su público, no perdiendo a pesar de que a la media hora de partido se habían retirado lesionados sus estrellas más mediáticas, no perdiendo ante un rival que se adelantó en el marcador que le daba todo a su favor: ATLETI EN ESTADO PURO.

Porque el Atlético puede ser sinónimo de muchas cosas, ayer la palabra "pupas" sobrevoló los pensamientos de muchos, pero ayer y este año esta palabra no existe para el Atlético, nos apuntamos al sufrimiento, pero al sufrimiento del éxito, al sufrimiento de llevar 60 partidos oficiales jugados y solo 6 de ellos perdidos.

Perdimos una Supercopa a principios de temporada también ante el Barça sin perder ninguno de los dos partidos, se llegó hasta semifinales de la Copa y solo se perdieron los partidos de semifinales ante el Real Madrid, pero hasta entonces 5 victorias y un solo empate y siendo los primeros en ganar en el Nuevo San Mamés (y después se repitió triunfo en Liga), hemos llegado a la final de la Champions invictos, y sobre todo, esta Liga de Primera División que se ha ganado en la última jornada tras desperdiciar la posibilidad de haberlo hecho una jornadas antes.

Una Liga de Primera en la que el Atleti ha ganado al menos un partido a todos los demás equipos salvo precisamente al Barcelona, con el que tampoco se ha perdido ni en la Liga ni en las dos restantes competiciones en las que nos hemos cruzado (Supercopa y Champions).

Ayer fue un día histórico y quizás sería conveniente guardar esta fecha de 17 de mayo como talismán para nuestro equipo.

El Atlético se plantó en el Nou Camp a jugar esta curiosa y extraña final de la Liga entre los dos únicos aspirantes al campeonato (de moción de censura lo de que Villar no acuda a este partido y no se entregue el trofeo al ganador tras terminar el partido). Al Atleti le bastaba con empatar, le bastaba con mantener su puerta a cero, algo que se había conseguido en buena parte de los partidos jugados. El Atleti llegó sin bajas importantes pero con Diego Costa al límite tras una lesión, y así pudo formar con su equipo de gala: con Courtois, el Zamora de la Liga (segundo consecutivo), con Filipe Luis, con Juanfran, con Miranda, con Diego Godín, el autor del gol que nos da la Liga, con Arda Turan, con Gabi, el gran olvidado por el Marqués, con Koke, con Tiago, tremenda la temporada del portugués, tremenda su segunda vuelta, con Diego Costa y con Villa, ay Villa, con un poco de más acierto esta temporada hubiéramos sufrido menos esta temporada.

EL primer susto llega cuando se forma un contragolpe por los atléticos y Diego Costa hace signos ostensibles de haberse roto y no puede llegar a un balón que le propiciaba una clara ocasión de peligro, llegan las lágrimas y lamentos, la desesperación y el primer sobrevuelo de la palabra "Pupas". Es sustituido por Adrián y formamos una nueva delantera asturiana, mal presagio.

El partido continúa y el Atleti sigue siendo el virtual campeón, pero entonces Arda recibe un golpe en la cadera y se resiente, segundo sobrevuelo. Vuelven las lágrimas, los lamentos, los whatsapps de desánimos, las manos sobre la cabeza o sobre la cara, lo dicho: Atleti en estado puro. Ahora es Raúl García quien entra, no pasa nada, ya hemos ganado partidos sin Diego o sin Arda, y ni siquiera estamos obligados a ganar.

El partido es disputado, sin brillo como no podía ser de otra manera, sin claras ocasiones, el Barça con su obsesión de tocar, tocar y tocar hasta la desesperación en ocasiones, y entonces llega un balón en el área que Messi para con el pecho con la intención de continuar él mismo la jugada pero el balón sale largo tras golpear su pecho hinchado de  millones tras la renovación y se convierte en una asistencia para Alexis Sánchez que empalma un duro disparo que se cuela probablemente por el único hueco que tenía para hacerlo, por la escuadra, no tenía más huecos, impresionante golazo.

Vuelven los lamentos, las manos a la cabeza, solo falta una avioneta con una pancarta y la palabra Pupas sobrevolando el estadio, pero queda aún más de un tiempo para empatar, porque un gol nos da la Liga y aún sin Diego Costa el Atleti ha sabido marcar en partido sin el hispano-brasileño. Conociendo al Cholo todos nos imaginamos qué pasó en el entretiempo en el vestuario visitante: arenga del argentino a los jugadores, un "podemos" tan grande como sus..., tan grande como lo que queráis, un "hay que creer", un "tened fe", y todas esas cosas que han servido para que este Atleti sin fichajes de 100 millones haya hecho la campaña que haya hecho.

Y el Atleti sale enchufado al césped del Nou Camp, ese Nou Camp que hace unos años convirtió definitivamente a Tiago al atleticismo, todos recordamos sus lágrimas en las pantallas del coliseo blaugrana, todos supimos leer lo que pensó aquella noche: "de este equipo y esta afición no me separo", y el Atleti salió como tantas veces a hecho este año al terreno de juego: salió a ganar, a ganar a ganar y ganar. Porque todos sabemos que el Atleti ayer hizo algo de trampa y además de los 11 jugadores hubo alguien desde arriba que les inculcó sin saberlo el lema que tantas veces hemos recordado este año, y frente a todo un Barça, frente a cientos de millones de euros de presupuesto. Ese es el Atleti que tanto hemos deseado durante tantos años.

Y entonces llega una primera ocasión de Villa que repele el palo, irrecordable el número de palos que llevan este año los dos asturianos. Y llega un córner que saca Gabi, el Pantic del 2014, y llega Godín como un expreso salta y golpea el balón como si hubiera que romperlo con la cabeza, y el balón lo pica abajo donde Pinto no sabe llegar. Es el gol del empate, el gol que da una liga, el gol que hizo temblar Madrid, el gol que muchos contarán a hijos y nietos.

Y a partir de ahí más sufrimiento porque los minutos pasan y un nuevo gol culé les da de nuevo la Liga, no parece que lo puedan conseguir pero todos sabemos que en fútbol los goles llegan cuando menos se esperan. Llegaría un gol de Messi anulado en claro fuera de juego, pero parece que lo del Villarato es leyenda urbana, un invento de la caverna madridista para justificar sus fracasos, y el árbitro Mateu Lahoz ayer tuvo un arbitraje perfecto, sin concesiones ni regalos, las cosas como son.

El Atleti aguantaría el medio empuje barcelonista y tendría hasta alguna ocasión en algún contragolpe, pero no llegó a trenzar peligro en el final de las jugadas. Llegó el último minuto y se botaba un córner sobre el área de Courtois y al área atlética subió también Pinto, pero Pinto no hizo de Palop y se acabó el partido, el Atleti campeón a lo grande y el público del Nou Camp reconociéndolo con aplausos, segunda vez que nos aplaude su afición, ya lo hizo en el Calderón en Champions
Son muchas las veces que durante todo el año se ha hablado de que el Barça nos robaría la liga, todavía son muchos los que piensan que el tercero lo es por los arbitrajes, que poco recuerdan del partido de Elche, así que desde aquí mis más tremendo desprecio hacia los Ronceros de turno, hacia los Siro López, hacia Roberto Gómez, hacia los Manolos, hacia Juanma Cueto, hacia Javier Callejo, hacia toda esa prensa que se dedica a intoxicar más que a informar, hacia todos esos que anoche pasaron mala noche por ver al Atleti campeón, esa prensa que desconoce las palabras pluralidad informativa, objetividad, independencia, información.

En fin que somos campeones, pese a quien pese, ahora toca final en Lisboa, pase lo que pase el Atleti habrá completado la mejor campaña de su historia, una campaña en que ha destrozado muchos récords, en la que ha cerrado muchos bocas y que ha servido para encumbrar al Cholo Simeone, ese Cholo en el que pocos confiábamos a su llegada

jueves, 1 de mayo de 2014

De Londres a Lisboa a por la Champions

El Atlético de Madrid ha logrado lo que sin duda es ya su más importante participación en Europa hasta el momento al lograr clasificarse para la final de la UEFA Champions League tras imponerse a domicilio al Chelsea de Londres por 1-3.

Todos los números que acompañan a la trayectoria de este equipo son de récord, salvo los de las fichas de sus jugadores y las de sus fichajes, un éxito trabajado desde la humildad, el trabajo y el esfuerzo, que se ha impuesto a equipos que le sobrepasan en presupuesto con creces.

El Atlético se ha impuesto en esta edición de la Champions a equipos que ya tienen Copas de Europa como el propio Chelsea con 1, el Barcelona con 4, el Milán con 7 y el Oporto con 2, catorce entre todos nada menos, equipos que han ganado 7 de las Champions disputadas hasta ahora en este siglo.

Además, el Atleti  llega a la gran final de Lisboa como el único equipo invicto en la competición donde sólo ha cedido tres empates, y llega también habiéndose impuesto en campos tan difíciles como el del propio Chelsea, el del Milán o el del Oporto.

La victoria de ayer tiene aún más mérito después de haber tenido que remontar un marcador adverso en campo contrario al haberse adelantado los londinenses.

El Atleti partía para muchos como la víctima débil de estas semifinales y el 0-0 de la ida en el Calderón hacían difícil la eliminatoria pues obligaba a marcar algún gol si no se quería llegar a los penaltis. Además, contaba con la importante baja de Gabi por sanción, y con el hándicap de no haber podido apenas dar descanso a sus jugadores en los partidos ligueros, pues teniendo muy cerca el título también necesita la victoria en todos los partidos de la Liga para no depender de otros, y así el partido de liga previo a este de Champions fue apenas tres días antes en el difícil campo de Mestalla frente a un necesitado Valencia que necesitaba los puntos para luchar por puestos de Europa League.
La baja de Gabi la suplió el Cholo Simeone con la incorporación del renacido Tiago que goza de un magnifico estado de forma, completaron el once: Courtois, que sería decisivo una vez más, Juanfran, autor de la asistencia del primer gol, Filipe Luis, Godín, Miranda, Koke (tremendo una vez más), Mario Suárez, Arda Turán, Diego Costa y la sorprendente presencia de Adrián que resultaría decisiva.

Con este once se iniciaría el encuentro y pronto tendría el Atleti la primera ocasión con un lejano centro chut de Koke que se envenenó para pasar por encima del portero y dar primero en el travesaño y después en el poste. Sin embargo, el primer gol sería para los ingleses obra del exatlético Fernando Torres que batió a Courtois tras ser desviado ligeramente su disparo por Mario Suárez. El de Fuenlabrada no celebraría el gol a pesar del agasajo de sus compañeros blues y pidió perdón a la afición de su exequipo con la cabeza baja, grande Torres.

La verdad es que el gol lo único que añadía era el eliminar la posibilidad de prórroga, y el Atleti marcando un gol estaría clasificado, y ese gol llegó pronto, cuando ya se avistaba el descanso, un balón que centra Juanfran sobre la línea de fondo in extremis y que llega a Adrián que bate al portero del Chelsea con nombre impronunciable: 1-1 al descanso y el Atleti clasificado momentáneamente.

Tras el descanso, el Chelsea no tenía más remedio que abandonar su autobús (en esta ocasión de una sola planta, al Calderón llevó el de dos pisos), pero el Atleti lejos de amilanarse y encerrarse atrás presionó arriba y se hizo de una forma descarada con el control del partido. Terry tendría la gran ocasión al cabecear una balón que se dirigía junto a los pies del meta rojiblanco, pero el belga con una agilidad casi insultante para su altura logró agachar las manos y repeler el balón con las mismas a escasos centímetros de la cal. Fue la gran ocasión inglesa de la que luego se lamentaría Mourinho.

Porque muy poco después llegaría la clave del partido al cometer el camerunés Eto'o penalti sobre Diego Costa, que este se encargaría de transformar a pesar de las dificultades de mantener quieto el balón sobre la topera que servía de punto de penalti.

El delirio se apodera de la parte rojiblanca de Stamford Bridge, y no digamos de la de cientos de miles o millones de hogares de rojiblancos. A partir de ahí más dominio rojiblanco que barría a los apesadumbrados jugadores del Chelsea que poco aliento recibían de su grada. Y fruto de ese empuje rojiblanco llegaría un nuevo gol obra del turco Arda Turan al rematar a la red él mismo un balón que salió rebotado del larguero tras un cabezazo suyo.

El Chelsea achucharía entonces un poco más a pesar de estar obligado a marcar tres goles en pocos minutos, pero se encontraría con la férrea defensa (que no autobús) rojiblanca y con las magníficas intervenciones de Courtois, paradójicamente propiedad del propio Chelsea. Un digno aunque infructuoso esfuerzo que ridiculiza aún más el papel que otros como el Bayern de Munich hicieron en la otra semifinal el día anterior.

Incontestable victoria y exhibición rojiblanca reconocida por todos: españoles, ingleses, prensa extranjera... Y así, 40 años después el Atlético de Madrid se planta en una final de la antigua Copa de Europa y también tras eliminar a un equipo británico.

Quizás es fanfarroneo y está claro que son estadísticas que no significan más que una mera curiosidad sin significar nada, pero aquí dejo algunas curiosidades de cara a la final de la Champions a celebrar en Lisboa frente al Real Madrid:

- La última vez que nos enfrentamos a un equipo británico distinto del Chelsea (Celtic) ganamos un título europeo (2012).
- La última vez que nos enfrentamos a un club inglés distinto del Chelsea (Liverpool) ganamos un título europeo (2010).
- La última vez que nos enfrentamos a un club londinense distinto del Chelsea (Fulham) ganamos un título europeo (2010). 
- La anterior vez que nos enfrentamos al Chelsea ganamos un título europeo (Supercopa 2012).
- La última vez que jugamos una final europea contra un equipo español (Athletic) la ganamos (2012) y este año ya hemos eliminado a un equipo español (Barcelona).
- La última vez que jugamos una final contra el Madrid la ganamos (2014, Copa del Rey).
- La última vez que jugamos un partido en Lisboa (frente al Sporting) ganamos un título europeo (2010).
- Los seis últimos campeones de la Champions han sido el Barça o quien eliminó al Barça.
- Al Real Madrid sólo nos hemos enfrentado una vez en competición europea y fue precisamente en la temporada en que el Atlético debutó en Europa, en la temporada 1958-59 y en la Copa de Europa, enfrentándonos en semifinales al entonces vigente campeón: 2-1 en el Bernabeu (con un penalti fallado por Vavá) y 1-0 en el Metropolitano. Como entonces no regía la norma del valor doble de los goles en campo contrario se recurrió a un partido de desempate a celebrar en La Romareda con resultado favorable a los blancos por 2-1.

Para terminar, mi reconocimiento a los miles de aficionados que se desplazaron a Londres y que se dejaron oír como pocas aficiones lo hacen, unos aficionados que nos hacen seguir estando orgullosos de ser seguidores de este equipo y de lo que ello significa.

Y ahora seguimos con el "partido a partido", somos el equipo español con mayor número de encuentros oficiales jugados esta temporada entre Supercopa, Liga, Copa y Champions, y tenemos ahora una importante y nueva cita en Valencia frente al Levante, pero para pesar de Villar, de Tebas y de Platini, con menor presupuesto y mucha ilusión:  SEGUIMOS MOLESTANDO.

jueves, 10 de abril de 2014

Emotiva clasificacion para semifinales de la Champions


Impresionante clasificación del Atlético de Madrid para las semifinales de la Liga de Campeones tras imponerse en un abarrotado Calderón por 1-0 en una noche de las más emocionantes que recuerdo haber vivido en el Calderón.

La eliminatoria se presentaba de cara tras el empate a uno logrado en el Camp Nou y las buenas impresiones que se dejaron en ese partido de ida. Las entradas ya hace tiempo que estaban agotadas y la afición respondía a la trascendencia del choque y a la llamada del Cholo.

Mucho antes del partido el ambiente en los alrededores del estadio era el esperado para este tipo de partidos y desde la glorieta de Marqués de Vadillo se oían los cánticos de la afición junto al estadio como pude comprobar personalmente al dirigirme a nuestro templo.

El estadio se fue poblando de seguidores y de los colores rojiblancos mucho antes del inicio del partido y en los prolegómenos se elaboró un espectacular y emocionante mosaico recordando las famosas palabras de Luis Aragonés: " Ganar, ganar, ganar y volver a ganar" y se cantó por 50.000 espectadores nuestro himno como nunca se había escuchado antes, emocionantísimo.

Las bajas de Diego Costa y Arda partían como un serio problema, pero a lo largo del partido se demostró que los once que estaban en el campo cumplieron con creces con las expectativas más optimistas. Este once para la historia estuvo formado por Courtois, Filipe Luis, Godín, Miranda, Juanfran, Koke, Gabi, Tiago, Raúl García, Adrián y Villa. Después entrarían el Cebolla Rodríguez y Diego Ribas. 

Es difícil establecer quién fue el mejor del partido porque todos hicieron un partido de sobresaliente, comenzando por el asturiano Adrián al que yo mismo he criticado en numerosas ocasiones durante casi dos años pero que ayer estuvo magnífico, siguiendo por Villa que ayer estaba enfrentado a los postes y largueros, por Tiago que no sé cuántos balones conseguiría cortar algunas demostrando un estado físico impresionante a estas alturas de liga, por Godín que era infranqueable, Raúl García, Koke, Gabi..., hasta Courtois, que desbarató alguna ocasión blaugrana (negra ayer) en particular un balón que quitó de los pies de Neymar, ninguno de la plantilla se salva del sobresaliente más que alto. Y por encima de todos el director de orquesta Diego Pablo Simeone, en su doble papel de dirigir a una plantilla dentro del terreno de juego y a una afición alrededor de este.

El inicio del Atlético fue arrollador y muy pronto se tuvo la primera ocasión y enseguida explotaría el delirio cuando en una larga jugada en la que un balón salió despedido por el poste finalmente llegaría a Koke que remataba para conseguir en el minuto 5 el primer gol. Pero es que a este gol sucederían en apenas 10 minutos otros dos tiros al palo de Villa y varias ocasiones más en un inicio abrumador.
No me extenderé más en relatar jugadas que ya todos sabemos, solo hacer mención a que el Atlético tuvo en los dos tiempos unas cuantas oportunidades de sentenciar con un 2-0 que finalmente no llegaría.

Lo más destacable del partido, aparte de la clasificación obviamente, fue el extraordinario ambiente de apoyo continuo al equipo del jugador número 12 que ayer quizás fue también el 13 y el 14. No recuerdo un ambiente como el de ayer, ni siquiera en la final de Copa del Camp Nou. Y como ya es costumbre entre la afición atlética tras el pitido final pocos se movieron de sus asientos y se siguió coreando al Atleti durante otros 15 minutos hasta que tuvieron que salir de nuevo los jugadores para ser ovacionados incluso por la afición culé que ayer mostró un correctísimo y deportivo comportamiento que fue correspondido por la atlética.

El Atleti pasa a las semifinales de la Champions junto al Madrid, Chelsea y Bayern de Munich, que mañana sabrán como quedan emparejados.

Varios datos:

- En las 6 últimas ediciones de la Champions el campeón ha sido o el Barça o el equipo que eliminó en semifinales al Barcelona.
- El Atlético es el único equipo invicto en Champions y el equipo que ha conseguido mayor puntuación de momento encabezando el ránking de esta temporada.
- El Atleti ha eliminado al actual líder del ránking UEFA en el coeficiente de los últimos cinco años. 
- En esa clasificación el Atlético es séptimo, lo que ya le asegura el ser cabeza de serie en el sorteo de la fase de grupos de la próxima Champions para la que ya está clasificado matemáticamente.


miércoles, 12 de marzo de 2014

4-1 al Milán, seguiremos molestando


Brillante clasificación para cuartos de final de la Champions venciendo por 4-1 al heptacampeón de Europa el Milán. El Atlético continúa con su excelente campaña y ahora ha sido el Milán el equipo sobre el que ha pasado por encima, pasa a cuartos con la cualidad de imbatido y en esta edición de Champions sólo ha cedido un empate.

El Cholo sigue batiendo records: ya es el cuarto entrenador atlético con más partidos disputados, de los cuales más de la mitad han terminado en victoria, y también es el cuarto con más victorias. Además ayer logró la clasificación para los cuartos de la Champions venciendo en una eliminatoria, algo que la prensa se ha encargado de recordar que no pasaba desde hace 37 años, nada como tener una racha negativa para que el Atlético del Cholo la rompa.

El Atleti se convierte en uno de los ocho supervivientes que tendrá esta edición de la Champions y en cuartos será un coco más para los que ya no nos ven desde la visión de Muntari, esperemos que en la competición continental no seamos el equipo que molesta como ocurre en la Liga española donde todo empieza a orquestarse para perjudicar al equipo rojiblanco y que no prevalezcan los intereses deportivos sobre los de los poderosos de siempre y sobre los intereses televisivos, veremos que pasa en cuartos.

El Calderón vivió ayer una intensa noche luciendo sus mejores galas: un casi lleno, banderas repartidas entre buena parte de los espectadores, nutrida representación milanista, bonito tifo del Frente, buen aunque no definitivo resultado en la ida, presencia de un equipo heptacampeón de Europa aunque venido a menos...

Yo también viví este encuentro como algo especial, recuerdo mis años de adolescencia en que el Milán dominaba en Europa y se erigía por encima del todopoderoso Real Madrid. Ayer quizás se me cayó un mito, siempre había deseado ver los colores rojinegros en el Calderón (es la primera ve que se enfrentan) pero toda la ilusión se desvaneció cuando por un lado saltó al césped con esa camiseta color burbuja de Freixenet en lugar de la tradicional rossonera y por otro lado viendo el pobre juego que fue capaz de desarrollar.

Lo de la camisetas es algo ya recurrente en el fútbol moderno en el que ahora lo mismo vemos a un Milán freixenetizado, que a un Madrid de naranja, a un Barça de naranja y amarillo descolorido, a la Roja de negro o al propio Atlético de amarillo. Ya lo he comentado alguna vez, es algo que no me gusta, será nostalgia o romanticismo, pero no termino de entender que el márketing se pueda imponer a ciertas tradiciones.

En fin, decía que el Calderón lucía un casi lleno, solo un espacio junto a la afición milanista que por motivos de seguridad se dejó vacío, que luego viene alguna prensa como ya ha hecho en otras ocasiones y saca una foto de ese sector y habla de "entrada pobre". El Atlético saltó al campo con Courtois (protagonista de falsos rumores de marcha al Madrid sacados de la nada por un periodista que se autodenomina atlético), Juanfran,Filipe Luis, Godín, Miranda, Gabi, Koke, Arda, Mario, Raúl García y Diego Costa. A muchos sorprendió la ausencia de Villa tras el doblete del sábado, pero yo lo veo lógico en un partido en el que no es necesario ganar y Raúl García puede ofrecer un mayor juego de contención que el del asturiano, además el navarro está teniendo gol como se vería después.

Las cosas empezarían muy bien desde el principio pues con la gente aún acomodándose en sus localidades y plegando los banderines un centro de Koke es rematado de forma espectacular por Diego Costa, minuto 2 y 1-0 ya en el marcador que nos otorga aún más tranquilidad que el 0-1 de la ida. A partir de ahí tremendo dominio del Atlético y se huele al segundo gol local, una embestida tras otra sobre la portería de Abbiati y el balón casi siempre en las botas de los rojiblancos.

Sin embargo la sorpresa saltaría cuando prácticamente en la primera internada milanista casi en la media hora de partidoKaká logra el empate, y entonces todo cambia, los jugadores atléticos a pesar de que el resultado global nos favorece aún se tornan nerviosos y el Milán se hace amo del balón y es quien empieza a achuchar, sobre todo cuando Kaká tiene la gran ocasión de poder marcar el segundo gol al rematar alto un córner con toda la portería para él. El susto se apodera del Carlderón pero la grada ruge a pesar de todo animando a su equipo, y cuando peor lo está pasando el Atlético llega el segundo gol local: un tiro de Arda Turan que es desviado levemente por un defensa para convertirse en el 2-1. La verdad sea dicha es que el Milán tiene un juego muy pobre y ni con un rival nervioso fue capaz de materializar el peligro que parecía desarrollar.

Fueron 10 minutos de agonía pero en ese minuto 40 de partido se terminaría prácticamente la eliminatoria. Quizás un gol de fortuna, pero no siempre van a ser los goles de rebote de quienes nos los marcan porque anoche y hoy muchos olvidan un partido de Copa que perdimos con dos goles de rebote y entonces el mérito fue de quien tiraba antes del rebote, hoy sin embargo es fortuna, en fin, las cosas de la prensa.

Y después del 2-1 el Calderón vive un momento en el que casi se viene abajo con la Peineta aún en construcción: un gran pase de Juanfran desde la línea de fondo que Raúl García remata con una espectacular chilena que marchó fuera pero muy cerca del palo, un auténtico golazo si llega a entrar, definitivamente Raúl está en su año.

Con el 2-1 se llega al descanso y la parroquia rojiblanca ve muy cerca el sueño de los cuartos, mientras, el Sr. Tebas se descompone al ver fallidos su planes de poder ponernos partidos ligueros los lunes a las diez de la noche, tendrá aún que esperar; una de las mayores aberraciones del fútbol moderno español: los partidos de los lunes a las tantas de la noche. Y luego dirán que ciertos equipos llenan los estadios siempre y tienen más audiencia televisiva mientras que otros tienen poca afluencia y que por eso entre otras cosas se les paga más a unos que a otros, pero eso ya es desviarme del partido de anoche.

Como digo con el 2-1 se cerró la eliminatoria y la segunda parte solo serviría para que pudiéramos presenciar un ejercicio de auténtico dominio de un equipo sobre otro, no me extenderé demasiado y me limitaré a reseñar que se marcarían dos goles más: uno de Raúl García rematando de cabeza el saque de una falta y otro de Diego Costa, un Diego que a pesar del doblete aún tuvo alguna ocasión de marcar y que falló casi de forma inexplicable. 

La decepción el encuentro sin duda el supervalorado Balotelli. Y ahora que lo pienso también hubo árbitro en el encuentro, pero como no era español apenas destacó, es verdad que no hubo jugadas polémicas, pero si no es por esas horribles medias amarillas que desentonaban con su atuendo negro, uno casi ni se da cuenta de que hubo árbitro en el partido.

En fin, que el Atlético se ha clasificado como imbatido para los cuartos de la Champions, que ahora habrá que esperar que el Larguero, el As o el Marca publiquen alguna noticia unos días antes de esos partidos hablando de que que dicen que han dicho que Fulanito ha dicho a Cerezo que se va o a Mourinho o a  Florentino que se irá a su equipo, siempre publicando falsedades, pero siempre hay una parte de atléticos que sigue escuchando (y hasta creyendo) sus programas y comprando sus panfletos para leer dos o tres páginas sobre el Atleti después de 14 o 16 sobre el Trampas, para ver como las chilenas de CR son espectaculares y las de los demás no lo son, que sus goles de rebote son obras de arte y las de los demás son suerte y fortuna..., en fin, nosotros mientras tanto intentaremos seguir molestando un poquito en liga y otro poquito más en Champions

lunes, 3 de marzo de 2014

Empate a dos ante el Real Madrid y Delgado Ferreiro



La sensación colectiva ayer al salir del Calderón es que el Madrid se había escapado con un punto después de haber estado el Atlético dominando en el marcador durante 35 minutos y con rachas de juego que hacían presagiar la llegada del 3-1, pero al final el Atlético sucumbió al cansancio y fue el Madrid el que logró el empate.

Pero antes de ese 2-2 hubo jugadas fundamentales claves en las que el árbitro, otra vez el árbitro, inclinó la balanza del lado madridista, porque hasta 3 penaltis se pidieron en área blanca (y uno en la colchonera), y a pesar de las acusaciones del madridismo de un supuesto juego violento ninguno de los jugadores atléticos que vieron tarjetas amarilla fue por ninguna entrada, mientras que por el lado merengue Xabi Alonso mereció verla en un par de entradas y además por reiteración de las mismas. 

El Atlético perdió dos puntos por cansancio y no poder aguantar el ritmo que había tenido durante cerca de una hora de juego, pero todo hubiera sido diferente con una actuación arbitral más acorde con lo acontecido.

El Calderón lucio un lleno total y en los prolegómenos del encuentro se confeccionó uno de los más bonitos, sino el que más, mosaicos con los colores rojo y blanco y el escudo de nuestro Club junto con la leyenda "Porque luchan como hermanos defendiendo sus colores". Por parte rojiblanca saltaron en el once inicial Courtois, Filipe Luis, Juanfran, Miranda, Godín, Koke, Gabi, Arda Mario, Diego Costa y Raúl García.

Una vez más el Madrid logró adelantarse al poco de comenzar el partido, con la gente aún acomodándose, un discutible córner (parece ser que lo fue) es botado por el Madrid y tras sacarse en corto hacia atrás se cuelga un balón sobre el área pequeña y Benzemá bate a Courtois. Parecía que era de juego pero las imágenes de TV demuestran que por escasos centímetros el francés partía en posición legal. No soy de los que basa un mal arbitraje en un córner mal señalado pero me gustaría ver ahora qué opinan quienes no hace tantas semanas se quejaban de un córner mal señalizado previo a un gol, solo eso que opinen ahora, no seré yo quien cargue contra el árbitro o linier por jugadas equivocadas de las que hay 3 o 4 en cada partido pero solo salen a la luz si hay gol tras su saque y si quien lo recibe es determinado equipo que no es SAD.

El árbitro la montaría después no parando el juego con un jugador madridista en el suelo y obligando al Atlético a sacar de banda pese a que los jugadores atléticos (perdiendo) también reclamaban la asistencia a dicho jugador. No lo entiendo, porque si el árbitro piensa que el jugador no tiene lesión o dolencia alguna (ni siquiera se acercó a interesarse) es porque está convencido de que finge o pretende perder tiempo y eso puede ser entonces merecedor de amarilla. Síntoma de árbitro malo, aquí ya ni hablo de parcial, hablo de árbitro malo.
Sin embargo pese al mazazo el Atlético no se vino abajo como en otras ocasiones y enseguida se lanzó sobre la portería blanca en busca del empate. Pronto vendría la primera ocasión en una internada de Diego Costa que es derribado claramente por Sergio Ramos dentro del área, penalti claro y primera inhibición del colegiado Delgado Ferreiro. Protestas de los jugadores atléticos y Arda ve la amarilla por protestar. Más barato nos hubiera salido que Ramos no cometiera penalti. La amarilla por la protesta (aunque fundada) es justa, pero más lo sería si se mostrara igual a los contrarios en el mismo caso como ya veremos.

Y entonces empieza el carrusel de entradas duras sin siquiera señalizar, un Xabi Alonso desatado y al parecer con patente de corso y licencia para derribar, se lanza contra Diego Costa en una ocasión y en otras contra otro, pero como el balón llega finalmente al Atlético de nuevo el árbitro aplica una sui generis ley de la ventaja que debería ir seguida de la amarilla al vascongado en cuanto se parara el juego, pero no es así, y Alonso se crece y repite ante tal permisividad, y los atléticos ante ellos deciden copiar la idea y el partido se convierte en un "yo también derribo" y jugadores por el suelo y más ley de la ventaja. Repito, árbitro malo.

Se llevan más de 20 minutos de "no juego" y Diego Costa tiene su primera ocasión con disparo (ya tuvo una sin disparar en la jugada del penalti no pitado). Recibe un balón que controla a la media vuelta ante Ramos y se planta en el área pequeña con el balón pero Diego López logró repeler el disparo. Esto hace encenderse a la grada que se vuelca aún más con su equipo y este responde achuchando en el campo madridista.

Sin embargo en un contragolpe Benzemá tuvo ocasión de marcar pero Courtois logró desviar a córner y poco después Cristiano tuvo una ocasión rematando de espuela ante Courtois pero este logró despejar en dos tiempos el balón de forma milagrosa. El partido gana en emoción.

Y poco después nueva jugada para la polémica, o para el olvido, porque pocos medios, y menos TV, hablan del posible penalti de Coentrao sobre Raúl García. En directo me lo pareció y según decían entonces por las radios lo era, hoy apenas leo nada sobre el mismo ni por supuesto hay imágenes, así que difícil confirmarlo, pero ya se empezaba a enojar bastante el graderío con el Sr. Delgado Ferreiro.

Pero minutos después con los pitidos aún en la grada llega un balón a Koke dentro del área y libre de marcaje (gracias Ancelotti por alinear como titular a Coentrao) y el canterano dispara al palo contrario (el palo "corto" que dicen los periodistas, que ignoran la teórica igualdad de medidas de los palos verticales) mientras Diego López observa impotente como su estirada no llega a atajar el balón y el empate sube al marcador.

Tras el empate y hasta el descanso más empuje local y algún peligroso contragolpe de los madridistas. Y a falta de 5 minutos nueva jugada para la moviola: falta que se va sacar sobre el área madridista desde las inmediaciones del córner, palabras primero entre Raúl y Pepe y después entre Pepe y Godín, el portugués (brasileño para Mourinho que no considera portugueses a los no nacidos en Portugal) hace una de las suyas, nota la cabeza del uruguayo en su frente y finge un K.O. técnico digno de Óscar, tangana posterior y el árbitro decide mostrar amarilla (por discutir según el acta, por fingir debería haber sido) y a Godín (por idéntico motivo según el acta, por compensar más bien).

Se saca por fin la falta tras varios minutos de juego parado y sin consecuencias sobre la portería, pero con caída en el área de Godín, nuevo posible penalti, también silencio sobre el mismo en la prensa. Pero el Atlético no se rinde y a pesar de las polémicas decide achuchar aun más, un par de ocasiones desbaratadas por Diego López primero y por Ramos después.

Se cumple el 45 y el cuarto árbitro tiene la poca vergüenza de marcar un solo minuto de descuento a pesar de los perdidos en la tangana de hace poco, del tiempo perdido tras el gol cuando el árbitro no dejó sacar de centro mientras los madridistas celebraban lógicamente su gol, del tiempo perdido mientras hubo jugadores tendidos sobre el césped y el juego interrumpido... en fin, que si marca 3 minutos nadie se extraña. Pero al público no le da ni tiempo a protestar: ante la premura de tiempo Gabi encuentra un hueco hacia la portería y lanza desde la teórica linea de tres cuartos un potente disparo que Diego López no es capaz de parar quizás tapado por varios jugadores blancos, tremendo obús que nos lleva a estar en ventaja al descanso y con el liderato provisional en esos momentos de la jornada.

La sensación entre los atléticos durante el descanso es muy buena, ganamos y hay vibraciones de que podíamos ir ganando por más y nos lamentamos de los penaltis no pitados.

La segunda parte comienza como lo hizo la primera: con falta merecedora de amarilla por parte de Xabi Alonso que ni siquiera la ve por reiteración. Sin embargo el dichoso árbitro si ve merecedora de amonestación la protesta de Simeone (me vuelvo a acordar de la absurda norma de no mostrar amarilla en estos casos sino que quede entre árbitro y amonestado).

A pesar de la ventaja el Atleti se ve superior y con posibilidad de aumentar la ventaja y se vuelca al ataque, en estas que le llega un balón a Costa que con el solo e incómodo acompañamiento de Pepe lanza un tiro excesivamente cruzado que se va fuera teniendo solo delante a Diego López. Pocas veces se fallan ocasiones como esta.

Y poco después llegaría el clavo al que se agarra el madridismo para ocultar el parcialismo del árbitro: falta al borde del área que es botada por Cristiano y que lanza sobre la barrera golpeando el brazo de Gabi con el que se protegía el pecho. Posible penalti que no es sancionado y Cristiano se lanza a protestar airadamente sobre el árbitro, pero éste, al contrario que en la primera parte con Arda Turan no le muestra la amarilla por protestar (¿mismo rasero?) .

Todavía tendría Costa otra ocasión para marcar al rematar de cabeza un córner con poca oposición ante él pero inexplicablemente golpea mal y el balón sale fuera, pero no es el día del hispano-brasileño. 

Ancelotti hace su primer cambio y sustituye al coladero de Coentrao para dar entrada a Marcelo y el Madrid empieza a sufrir menos por esa banda. Pero aún tendría ocasiones el Atlético faltando ya menos de media hora para el final, Costa se marcha de nuevo y es derribado por Arbeloa en las inmediaciones del área. Lo que parece una peligrosa falta a favor del Atleti que conlleva amarilla para el blanco, el árbitro la convierte en falta para los blancos por simulación de Costa y amarilla para este. De nuevo un error garrafal del árbitro que para nada es ayudado en estas jugadas por los linieres que guardan su banderín. La jugada irrita al banquillo rojiblanco además de la grada, el árbitro más lejos del banquillo que de la jugada decide expulsar al Mono Burgos que rompe en ira y tiene que ser sujetado por medio banquillo ante su actitud airada hacia el colegiado que impasible permanece atento a la reacción excesivamente violenta del argentino.

A partir de ahí el Atleti entra en declive y comienza a gestarse la segunda causa del empate: el Cholo no mueve ficha a pesar de que jugadores como Mario Suárez o Raúl García empiezan a tener fallos clamorosos y de que los 11 llevan 70 minutos de enorme desgaste físico. EL Madrid aprovecha el cambio de jugadores de banda, también entró Carvajal por Arbeloa (que por cierto, vio la amarilla en la única jugada sancionada con tarjeta por una falta en todo el partido) e Isco por Di María. 

Y en esta tesitura de mayor empuje blanco llegaría el gol del empate a solo 10 minutos del final: Mario Suárez pierde un balón que tras pases de Carvajal y Bale llega a Cristiano quien dentro del área no perdona y bate al portero belga. La desolación se apodera de una grada que había mascado la victoria durante 35 minutos y que había estado a punto de ver el tercer gol local en varias ocasiones.

Los 10 minutos finales serían ya de control madridista prácticamente con un Atlético tocado y quizás conforme con el resultado que tampoco le priva definitivamente de opciones al título. Se dejan transcurrir los minutos y aún llegaría alguna ocasión más en las botas de Costa pero que no llega a rematar bien a puerta.

El partido llegaría a su fin con 2-2 en el marcador y con Xabi Alonso inexplicablemente sin amarilla. El Real Madrid sigue al frente de la clasificación con un punto de ventaja sobre el Barcelona y tres sobre los atléticos, aunque el Atleti les tiene ganado el goalaverage a los blancos y a falta de jugarse un Madrid-Barça y un Barça-Atlético, en caso de triple empate el Madrid nunca sería primero (tiene un solo punto en esa liga particular de los tres y solo podría ganar 3 puntos más), el Atlético tiene 5 puntos con posibilidad de sumar otros 3, y el Barcelona tiene 4 puntos pudiendo obtener otros 6 más. 

No todo es negro para los atléticos, como ha dicho el Cholo "AUNQUE A ALGUNOS LES MOLESTE, SE VIO QUE ESTAMOS VIVOS".

La auténtica decepción del encuentro (aparte del árbitro): la prensa, se habla del penalti de Ramos y del de Gabi pero se omiten los otros dos penaltis, la amarilla a los atléticos y las perdonadas a Alonso, Arbeloa o Cristiano. Y mientras, todos los jugadores atléticos amonestados se perderán el próximo encuentro ante el Celta: Arda, Godín y Costa. Pero la prensa, y sobre todo las TV guardan silencio al respecto e incluso hablan de juego violento de los atléticos sin mirar las entradas del tolosarra que parece tener bula para cometer faltas duras una detrás de otra.

No soy seguidor ni fan ni partidario de ningún periodista, de hecho odio a los mayoría de los periodistas deportivos, pero me sorprende también ver como algunos que se han ganado cierta fama entre los atléticos por su aparente independencia de las corrientes mayoritarias empiezan también a sucumbir a los dictados de la costumbre periodística de este país de no denunciar los atropellos arbitrales en partidos del Madrid contra el Atlético, porque hoy leo un artículo de Rubén Uría con una prosa muy poética que queda muy bonita a pesar de no rimar pero que ni una palabra sobre la actuación arbitral.

Nunca he querido tenerle como un mito periodístico porque el tiempo me ha hecho desconfiar de todos, pero este señor ha perdió ayer muchos puntos para mi que se había ganado justamente en otras ocasiones. Después, mientras termino esta crónica en lunes por la noche, ha maquillado un poco su silencio con un nuevo artículo donde sí parece criticar entre líneas lo acontecido, pero quizás sobran literatura y metáforas en las formas y falta claridad y nombres propios en el mensaje. En fin, rectificar es de sabios, pero se nota cierta relajación en la crítica.

lunes, 24 de febrero de 2014

Desastre en Pamplona

Derrota sin paliativos por 3-0 en El Sadar que hace que el Atlético pierda buena parte de sus posibilidades de alcanzar el título de Liga.
Poco hay que comentar en el partido, todo se resume en una actuación desastrosa del equipo atlético de la que pocos se salvan.

Empezando por el entrenador, sí, también el Cholo se equivoca y ayer se equivocó con la alineación que saltó al césped. Y continuamos con los jugadores: Adrián que sigue perdido a pesar de la enésima oportunidad que se le ha brindado, muchos dicen que en Milán se le vio algo recuperado, de ser así fue un espejismo, Villa que no es ni la sombra de su sombra, Diego Costa que anduvo más pendiente de buscar amarillas para los contrarios o para si mismo que por jugar, y aún así todavía tuvo sus momentos en los que mostrar su enorme calidad como atacante pero ya era tarde, Diego Ribas que tras hacer un buen primer partido en su regreso ayer no estuvo acertado, Mario Suárez horrible, Gabi perdido y desacertado, Alderweireld muy flojo, Courtois que sin culpa tampoco llegó a parar nada,...

En resumen, uno de los peores partidos de este Atlético de Madrid que ayer desaprovechó la oportunidad de distanciarse del Barcelona y seguir empatado con el Madrid en la cabeza de la clasificación. El domingo que viene ambos se enfrentan en el Calderón, una victoria atlética nos empataría de nuevo pero con el goalaverage ya a a favor, también tendríamos el goalaverage a favor en caso de empate pero iríamos tres puntos por debajo, una derrota sería ya decisiva y nos alejaría prácticamente del título.

Esperemos que las cosas cambien y el Atleti sea el de otros partidos. En el lado menos negativo del partido de anoche el regreso de Filipe Luis que no fue de los peores aunque quizás hubo mucha insistencia en internarse por el centro más que por la banda. Arda también estuvo bien pero solo jugó ya en la segunda parte y sin mucho convencimiento de remontar el partido.

Quizás eso es lo peor del equipo de ayer, la falta de convencimeinto de remontar, ya no el 3-0 sino incluso el tempranero 2-0 con toda una hora por delante. Hay que tener más amor propio e intentar maquillar el resultado, y tal como van las cosas tampoco es conveniente perder los partidos por poca diferencia pues puede ser que el goalaverage general pueda influir en posibles empates a puntos al final de la liga.

Para terminar una mención al árbitro: no tuvo ninguna influencia sobre el resultado, de hecho no hubo ninguna jugada polémica en el partido y si en algo falló fue incluso en no sacar alguna amarilla a jugadores atléticos, pudo verla Costa entre otras jugadas en un supuesto penalti en el que se deja caer, y Arda también cortó un balón con el brazo que muchas veces ha supuesto amarilla

domingo, 16 de febrero de 2014

No estamos muertos

Pese a todos los intentos de la prensa por intentar desestabilizar al equipo anunciando como una catástrofe el perder tres partidos seguidos, (dos de ellos frente al Real Madrid que no es un cualquiera, y el otro con una actuación arbitral más que perjudicial), pese a la lista de lesionados algunos en brutales faltas de contrarios, pese a todo ello, el Atleti ha vuelto a ganar y sigue en cabeza de la Liga empatado con Barça y Madrid en la impresionante cifra de 60 puntos. La diferencia de goles nos hace ir los terceros de este terceto en la cabeza de la clasificación.

El Atleti ganó ayer por 3-0 a un Valladolid que en 5 minutos ya iba perdiendo por 2-0 merced a un gol de Raúl García en jugada ensayada tras el saque de una falta y de otro gol de Diego Costa en vaselina desde fuera del área culminando un contraataque. Diego Costa, al que ya muchos daban por perdido por no marcar en algunos partidos, ha vuelto a marcar para la pena de muchos.

El marcador se cerraría con un tercer gol obra de Godín cabeceando un saque de esquina. Aún tendría posibilidades de marcar incluso el cuarto gol con un cabezazo de Mario Suárez al travesaño y un contragolpe del propio Godín que no supo definir bien y cruzó demasiado. Tal y como va la cosa en la cabeza de la liga sería interesante ir ganado por cuántos más goles mejor por si al final de liga se deciden los empates finalmente por goalaverage (recordemos que de momento este criterio es provisional mientras no se hayan jugado las dos vueltas entre los equipos empatados, y que finalmente los empates se deciden por los resultados particulares entre los equipos empatados, y sólo en caso de seguir empatados se utiliza como segundo criterio este del mayor goalaverage general, y después el mayor número de goles marcados en caso de tener la misma diferencia de goles).

El Barcelona y el Madrid no sueltan tampoco el acelerador y se vaticina un final de liga apasionante, en 15 días tendremos un primer envite entre dos de los tres aspirantes con un Atlético-Real Madrid en el Calderón.

Curiosamente este fin de semana han sido varios los enfrentamientos deportivos entre equipos madrileños y pucelanos, y en todos han salido victoriosos los equipos madrileños: así además de este Atlético-Valladolid de fútbol, el Estudiantes de baloncesto ganó al Valladolid y el Rugby Atlético de Madrid ha vencido también en este deporte al Hermi El Salvador.

Me voy a permitir usar una viñeta que he encontrado de Jorge Crespo Cano que resume muy bien cómo han vivido los medios de comunicación esta semana tras los acontecimientos del derby copero:



domingo, 9 de febrero de 2014

Mal de altura: batacazo en Almería

Voy a empezar esta crónica por el final del partido: Teixeira Vitienes con un 1-0 en el marcador a favor del Almería y el Atleti en estado de KO decide dar una ayuda innecesaria al Almería en forma de penalty inventado y expulsión del guardameta Aranzubía cuando el Atleti ya había realizado además los tres cambios. A muchos atléticos nos viene a la cabeza la palabra "robo".

Dicho esto ahora quiero comentar lo que sucedió con anterioridad  a esta jugada. El Atlético se presentaba en el Estadio de los Juegos Mediterráneos como líder provisonal, durante la semana lo había sido en solitario con 3 puntos de distancia sobre Madrid y Barcelona. Antes que el Atleti jugó y ganó el Madrid que empataba a puntos con el Atleti que sin embargo continuaba de forma provisional como primero merced a un mejor goalaverage general por una diferencia de un gol más que los madridistas.

Entre semana el Atleti jugó el partido de ida de los semifinales de Copa del Rey ante su eterno rival cayendo con un rotundo 3-0 merced sobre todo a su inoperancia en el terreno del juego. Partido en el que sin poder decir que fuera decisivo el arbitraje destacó por el "dejar hacer" a los jugadores merengues en su acoso y derribo a Diego Costa, pero ya digo, no es justificación  pues el Atleti no hizo mérito alguno para sacar un resultado positivo, aunque el 3-0 quizás fue excesivo.

Volvamos a la Liga, decía que el Atleti saltaba al terreno de juego como líder provisional de la Liga empatado con el Madrid. Se presenta con las bajas de Courtois con molestias y de Koke por sanción, además de las de Villa y Filipe Luis por sendas lesiones. Simeone experimenta y pone a Juanfran en el lugar de Filipe y en la otra banda a Manquillo, cambios que sugieren falta de confianza en el trabajo realizado por Insúa. En el medio campo incorpora al fichaje invernal Diego Ribas, y en punta acompañando a Diego Costa prescinde de los asturianos y pone a Raúl García.

El Atleti comienza dominando con Diego Ribas como mejor jugador y como único creador de ocasiones y único jugador que tira a puerta por lejos que esté. Pronto llegaría la primera jugada polémica, en un balón en la frontal del área que llega a Diego Costa que intenta hacer un autopase y es derribado por Trujillo, el árbitro se desinhibe de la jugada que hubiera significada el lanzamiento de una falta peligrosa (se pidió penalty pero parece que fue fuera) y amarilla para Trujillo.

Diego Ribas seguía inmenso comandando al Atlético pero poco acompañado por otras figuras como Arda y por Tiago que dispuso de algunas ocasiones marradas. ¿Diego Costa?, desaparecido, marcado siempre por al menos dos contrarios y más preocupado de quejarse que de jugar, aunque en esta ocasión no sufrió las provocaciones que si tuvo en el Bernabeu.

¿La primera tarjeta del partido?, para Diego Ribas a los 20 minutos. Poco después llegaría una ocasión atlética y la segunda polémica, internada de Manquillo y en el vértice del área es derribado por Suso, viendo las repeticiones la jugada no ofrece dudas y es penalty y mínimo amarilla para Suso. Teixeira no quiere saber nada. ¿No lo vio? ¿lo vio y consideró que no era penalty?, ¿vio que era penalty pero no se atrevió a pitarlo?.

Dos minutos después tercera jugada polémica del partido, ataca el Almería y en un pase al área el balón golpea a Juanfran. Yo creo que es también penalty pero Teixeira encontró la coartada perfecta para que no se le acuse de perjudicar al Atleti, tampoco pita este y así una de cal y otra de arena. Sin embargo si tiene oídos para escuchar las protestas del Cholo y le apercibe verbalmente ¿eso es amarilla?, pues no sabemos gracias a la absurda norma de que a los entrenadores no se les muestran tarjetas, según el acta hubo amonestación.

Pese a todo el Atleti sigue dominando el partido con un Almería a la defensiva reacio a pisar ya no el área rojiblanca, sino incluso el medio campo, pero las ideas de crear ocasiones de gol para los atléticos son nulas, mucho atasco en los últimos pases y a Diego Costa le cuesta irse de sus dos o tres marcadores. El Atleti olvida las bandas y recurre demasiado al pelotazo a la frontal.

Se llega al descanso y en la reanudación más de lo mismo, un solo equipo con el balón pero un quiero marcar pero no puedo, pocos balones claros para crear ocasiones. El Atlético en esta ocasión ni siquiera puede recurrir a la estrategia: no hay corners, no hay faltas que botar sobre el área.

Y llega otro minuto clave en el partido: el 65, Tiago recibe una brutal entrada de Barbosa que le deja lesionado y tiene que abandonar el partido en camilla. El árbitro ni pitó la falta, así que ni amarilla ni la merecida roja, increíble. Paró el juego y después bote neutral, para él  no hubo falta y posterior ley de la ventaja, directamente entendió que no había falta pese a que reclamó de forma inmediata la asistencia médica. Decisión fundamental al no haber querido expulsar al almeriense y al obligar al Atlético a realizar un cambio. 

Y el Cholo optó por dos cambios pues sorprendentemente también quitó del campo a Diego Ribas, no sabemos si por cansancio, por estar tocado tras alguna entrada previa o por decisión técnica. El caso es que abandonan el partido Tiago y y Diego Ribas para dar entrada a Sosa y Mario Suárez.

A partir de este momento más empanada en el ataque del Atlético pero al meta rojiblanco ni se le ve pues el Almería no pasa del medio campo. El Atleti tendría por fin su primera ocasión a balón parado, falta al borde del área que es sacada por Sosa por encima de la barrera pero que ataja Esteban. Y entonces llega la sorpresa, el Almería por fin ataca y descubrimos quién guarda la portería rojiblanca, por fin vemos a un Aranzubía al que le disparan ya prácticamente batido y el balón va primero a un palo y después al otro despejando el segundo rebote la defensa atlética con el portero aún buscando el balón. Esto hace venirse arriba al público y al equipo local que descubre que no es mala idea el atacar. Pudiera parecer una jugada de mala suerte para el Almería por no lograr el gol, pero lo cierto es que también hubiera sido injusto que el Almería hubiera ganada merced a esa única internada

Simeone en una decisión con pocos precedentes agota los cambios y se encomienda al deseado regreso de Adrián que entra por Raúl García, pero con esto el Atleti se hace aún más inoperante. Segundo ataque almeriense y córner, se saca y tras un saque en corto el balón llega a Verza que lanza un globo sobre la portería y bate casi de forma incomprensible a Aranzubía que no acierta a saltar a por él.

El Atleti se viene abajo y el Almería se viene arriba y aún con el inesperado gol marcado se lanza al ataque de nuevo ante el desconcierto amarillo del Atlético y entonces una nueva polémica: balón que la defensa cede a Aranzubía y que este en primera instancia no logra sacar intenta recuperar el balón al mismo tiempo que lo protege del acoso de Zongo y Teixeira pita penalty y expulsión. Se reclama un agarrón que no se ve en ninguna repetición, no hay ninguna patada ni zancadilla, ¿qué hay?, según el acta del partido: "agarrar a un rival, abortando con su acción una manifiesta y clara ocasión de obtener un tanto".

Por una vez a estas alturas del partido (min.84) el Cholo ha agotado los cambios y no es posible suplir a Aranzubía de forma que Gabi se enfunda su camiseta y se pone bajo palos para el lanzamiento del penalty sin mucho ánimo de parar lo que seguramente es imparable para un jugador de campo. El partido parece ya perdido e incluso el Cholo ordena desde el banquillo que se corte toda protesta. Verza transforma el penalty y los casi 10 minutos que se juegan aún no sirven para nada.


Con esta derrota, la segunda en Liga y la segunda en esta semana, el Atlético desperdicia la ventaja que tenía como líder en solitario de la Liga y ahora vuelve a ser colíder en esta ocasión con el Real Madrid a la espera de que juegue el Barcelona y pueda haber un triple empate en la cabeza.

Ahora uno se pregunta si habrá nevera también para Fernando Teixeira Vitienes como la habido para otro árbitro que expulsó a un madridista y que pese a que los distintos Comités han mantenido que es tarjeta roja es apartado primero del arbitraje en general de forma temporal y segundo del arbitraje al Madrid en particular. ¿Podemos nosotros también pedir que no nos vuelva a pedir este u otro árbitro?. Descubro que el AS hasta abrió su propia pestaña al asunto Sanción de Cristiano, ¿lo hará también para la expulsión de Aranzubía?:

Aprovecho también la edición de AS para enlazar los videos de los penaltys y de la entrada a Tiago:
http://as.com/videos/2014/02/09/portada/1391903233_765750.html
http://futbol.as.com/futbol/2014/02/08/portada/1391898718_292311.html

Del Marca ni hablo, en portada ninguna mención a Teixeira, sé que es predicar en el desierto, pero este panfleto ya descaradamente no informa sino que arenga.