lunes, 31 de diciembre de 2012

FELIZ 2013

Llevo ya unos cuantos años aprovechando unos minutos del último días del año para hacer un breve repaso del mismo y despedirlo siempre con la esperanza de que el que llega sea mejor.

Despedía hace un año el 2011 con la esperanza de que el Atleti lograra el único título al que optaba ya: la Europa League, finalmente se consiguió de nuevo, y también la Supercopa. El regreso del Cholo al Calderón nos trajo esos dos títulos y muy poco faltó para que nos metiera incluso en Champions, algo para muchos impensable hace 365 días. La fe que yo siempre tuve en el argentino como entrenador para el Atleti se vio recompensada con su buen hacer al frente de la plantilla atlética.

Terminamos el 2012 como pocos imaginaban que se pudiera terminar: con dos títulos  más en las vitrinas del Mueso, como segundos del campeonato con una puntuación récord para nuestro equipo, con el Madrid por detrás de los colchoneros y lo seguirá estando durante unas cuantas jornadas más al menos, con un jugador en la plantilla al que se disputan ya muchos de los grandes equipos y que si se cumple lo que la prensa y los profetas de internet auguran no jugará la temporada que viene en el Atlético, con un Atleti que sigue vivo en las tres competiciones que disputa, con una afición volcada como nunca con su plantilla y sobre todo con su entrenador... y con los Gil al frente de la SAD, esto no se pudo remediar, no llegó ninguna sentencia o decisión judicial que les desposeyera efectivamente del Club, no llegó ningún jeque árabe que se dejara los dineros en él (a Málaga si llegó, pero no dejó lo que prometía ni pagó como debía, y ahora sufre las consecuencias de la mano de Platini, siempre Platini), tampoco nos llegó ningún ruso, ni por supuesto ningún español, seguiremos esperanzados con que llegue algún día ese dirigente honesto, rico y capaz que todos esperamos.

Se va el 2012, un año olímpico, que pudo ser el año del Madrid olímpico pero que, debido en parte a la gracia de un gigoló de un anacrónico principado, no lo fue, pudo ser el año en que el Atleti hubiera visto cumplido su lanzamiento desde el Calderón tras el desahucio forzado por Gallardón, pero al final ni Olimpiadas ni de momento traslado, y todavía le queda para cumplirse: los reveses judiciales y la crisis económica van a hacer difícil la deportación atlética en al menos un par de años, y mientras el Calderón se consume sin apenas mantenimiento, ni cambian las bombillas fundidas, ni reponen ventanales rotos, ni nos otorgan una final europea.

Un año que pudo ser olímpico pero en el que Madrid sigue sin un estadio de atletismo apto para la competición oficial, ni el viejo estadio Vallehermoso sigue siquiera en pie ni reconstruido, no tenemos estadio olímpico, ni de atletismo, ni se ha reabierto el carril bici que bordeaba la Peineta, una ciudad que no cuida el deporte pero que quiere ser olímpica solo para satisfacer las ansias personales de algunos políticos (de ambos signos) y los económicos de unos cuantos empresarios y de los mismos políticos, gracias a Gallardón tenemos muchas plazas madrileñas llenas de granito en lugar de asfalto, tenemos muchas calles que antes tenían asfalto y ahora tienen granito o adoquines mal puestos que se rompen a la mínima, tenemos un Ayuntamiento nuevo en Cibeles que ha costado lo que nadie imagina y nadie sabe, pero no tenemos gran parte de la M40 iluminada, ni tenemos menos impuestos. Se fue Gallardón a liarla en el Ministerio de cada vez más Injusticia, y vino Botella... dejémoslo, que puedo terminar deseando que vuelva Manzano.

Un año que fue olímpico pero que para España no fue nada nuevo, bueno sí, se demostró que las chicas aprietan más en el deporte, más incluso que los profesionales masculinos. 

Un año que además de olímpico fue también de Eurocopa, una más para España, la segunda consecutiva, aunque la primera para Del Bosque, por más que se empeñen los medios en adjudicarle las dos, porque el otro día Silvia Barba le entrevistaba y en el reportaje le adjudicaba las dos eurocopas últimas, la de Don Luis parece que no fue suya, ya se sabe que los marquesados dan nobleza y ya sabemos que los nobles medievales se adjudicaban lo suyo y lo de los demás, así que pues eso: hay quien le otorga al Marqués el mérito de de haber conseguido dos eurocopas y un mundial, y al de Hortaleza que le den un llavero de recuerdo, nadie se acuerda de lo difícil que lo tuvo, nadie se acuerda de quien rompió con la "maldición" de cuartos, nadie se acuerda de quien decidió prescindir de Raúl, ni de quien decidió llevar a los mejores incluso si la mayoría no vistieran de blanco en la liga, nadie se acuerda de quién decidió llevar a Villa en contra de la opinión de S.M. la prensa.

En cuanto a mi, pues sigo inscrito en el SEPE, en el INEM de siempre pero con distinto collar, pasado me toca sellar. Este año hemos cambiado de Presidente en la Moncloa, pero los de antes le dejaron la cosa muy mal, peor que mal, pero este tampoco está enderezando la cosa apenas nada: ajustes, recortes, más trabas para las empresas, más recargos para las empresas y autónomos, más impuestos, más favores a la Banca... la Banca, ¡qué odio he cogido a la Banca!, ya no sé si odio más al Madrid o a los bancos. Pues eso, que la cosa está peor que mal, que uno quisiera decir que el 2013 no puede ser peor que el 2012 pero no se atreve a esperanzarse, así que mejor no digo nada, pero como el 2013 sea peor hubiera sido preferible que se cumpliera la dichosa supuesta profecía de los mayas.

Afortunadamente sigo contando con mi familia, sigo contento con mi familia, con mi gran familia, seguimos batiendo récords en nuestras macrorreuniones, esta noche otra, y la familia sigue creciendo, una Navidad más tenemos al menos a una nueva Rodríguez en camino, voy a repetir lo del año pasado actualizando cifras: un beso para toda mi gran familia: mis 7 hermanos/as y sus respectivas parejas (y la mía por supuesto), mis 13 sobrinos y sus respectivos, mis 4 sobrinos nietos (que me perodnen si no he hecho bien la cuenta), y el patriarca, que con 82 años recién cumplidos sigue ahí a pesar de la falta de la madre que todos echamos en falta, pero que sabemos tener contenta allá donde esté de lo que hemos llegado a ser.

Pues nada, que mucha felicidad para toda la parroquia rojiblanca, que el Cholo lo siga haciendo igual de bien que en este 2012 y nos meta en Champions, y si de paso logramos algún título mejor (y ya si ganamos al Madrid en la vuelta de la liga en el Calderón). Y en lo extradeportivo, pues que haya trabajo para todos los que aún tienen la suerte de conservarlo y para quienes lo buscamos desde hace tanto, FELIZ AÑO 2013 PARA TODOS

No hay comentarios: