viernes, 15 de enero de 2010

- 5-1: épica e ilusionante remontada frente al Recreativo


¡Hombre de poca fe!, con estas palabras me dirigí a mi buen amigo Juninho al terminar el partido, las mismas que le dirigí una hora antes del partido. Juninho no confiaba en la remontada, y como él no lo hacía casi nadie, como yo mismo no terminaba de confiar, pero en el Calderón me planté por si acaso, no perdía nada y al final ni llovía ni helaba.

Una semana antes los jugadores atléticos protagonizaron en Huelva uno de los mayores ridículos de la historia. Unos días después contra todo pronóstico van y ganan por 0-4 al Valladolid, y entonces se encendieron muchas luces de esperanza, pues se demostraba que estos jugadores eran capaces de meter 4 goles a un Primera, pero la pregunta seguía en el aire: ¿serían capaces de volver a marcarlos frente a un Segunda?.

Pues a comprobar tal capacidad o incapacidad fuimos veintitantosmil atléticos al Calderón en una "apacible" noche del mes de enero en ese horario tan cómodo que nos brindan las TV (y pensar que en media Europa la gente se va a dormir a esas horas). La primera sorpresa fue el ver que había más gente de la esperada, o nos puede el morbo o seguimos alimentados de fe y esperanza en que se cumpla la frase que tantas veces he repetido: "hoy sí".

El Atleti salió con todo lo mejor de la plantilla y con De Gea de portero. Volvía el Kun al Calderón tras varios partidos en el dique seco, y le acompañaban Forlán, Jurado, Reyes, Simao... lo mejor que tenemos para el fútbol de ataque, si con esos jugadores no se le marca un gol al Recre apaga y vámonos.

Y pronto demostró que salía a llevarse el partido y la eliminatoria y que el Huelva venía a mantener el resultado (tampoco debía jugar de otra manera con la ventaja que tenía). También pronto se demostró las intenciones que el árbitro tenía a la hora de amonestar con amarilla a un jugador de un equipo o de otro. Assunçao vio su primera amarilla en su primera falta que como mucho debería ser merecedora de una amonestación verbal, esas amonestaciones que tanto gusta hacer a los árbitros a los jugadores visitantes pero que se convierten en tarjeta cuando el jugador lleva el escudo atlético en su camiseta.

Y llegaron ocasiones, buen juego, cabalgadas de Reyes, desmarques del Kun, imprecisiones de Forlán, y más ocasiones y balones rechazados por el portero recreativista o por los defensas, y entonces aparece Simao y aprovecha uno de esos rechaces y GOL, se inicia la remontada y queda mucho tiempo, cánticos de alegría y dos minutos después Forlán cabalga por la banda desbocado y ofrece un magnífico balón que el Kun se encarga de mandar a las redes: 2-0 antes de la media hora, como en el partido de ida.

Pues parece que lo peor se ha hecho y ahora se ve la eliminatoria a tiro de piedra, un gol queda para empatarla, y se ve venir, se intenta y se vuelve a intentar. Llega un córner y vemos que el Huelva mete el autobús y casi media EMT en el área pequeña, imposible encontrar un hueco para mandar un balón, ¿imposible?, no, salta Ufjalusi y quizás para enmendar su expulsión en Huelva marca el tercer gol que empata la eliminatoria antes siquiera de llegar al descanso. El público salta, canta, se abraza, se frota los ojos y no termina de creerselo: en 40 minutos empatada la eliminatoria.

Descanso, bocata, llamadas a los ausentes, nos reforzamos la ropa de abrigo y comienza la segunda parte con muchas ganas por parte del público, pero ahí está Perea para que nos atragantemos con algo que no es el bocata, porque a la garganta se me subieron cuando vi la Pereada de turno nada más empezar la segunda parte que dejó solo a Fornarolli ante De Gea y que inexplicablemente falló, pero ayer (y por una vez) la suerte estaba del lado rojiblanco.

Los peores augurios se murmuraban en el Calderón pero se desvanecieron por la insistencia atlética, el Kun parecía tocado pero lo intentaba una y otra vez hasta que marcó tras un rechace del portero de un punterazo de Forlán, euforia en el Manzanares de 3 segundos pues el gol fue anulado por fuera de juego; después Forlán estrella un balón en el travesaño, el partido es del Atleti, se merece el cuarto gol, y el Recre empieza a apretar para conseguir uno ante las facilidades de Perea y alguna que otra cantadita de De Gea... y en esas estamos cuando llegó uno de los goles más chapuceros que le he visto al Atleti: con jugadores sobre la línea de gol y el balón entre sus piernas que no acertaban a rematar, rechaces, rebotes, hasta que al fin Agüero acierta a rematar marcando de rebote, como en los mejores tiempos de Julio Salinas: 4-0 y nos sobra media hora, objetivo cumplido.

Demasiado bonito y pronto para ser el Atleti, se tiene que sufrir y entonces llega Assunçao y hace su Pereada regalando un balón en el área pequeña que es aprovechado por Carmona para marcar y obligarnos a marcar un quinto gol en los 20 minutos que quedan, pero todo el mundo lo ve posible, incluso cuando un par de minutos después Assunçao ve la segunda amarilla (para mi tan rigurosa como la primera) y el Atleti se queda con diez, y entre los diez Perea, que en el partido de ayer es como jugar nueve contra doce.

Pero el Atleti está lanzado y ocasiones no faltan, Quique iguala efectivos quitando a Perea para que entre Ibrahim. Reyes sigue desmarcándose una y otra vez por la banda izquierda pero ahora cada vez recibe más faltas y el árbitro empieza a sacar tarjetas, el Kun lo sigue intentando pero se le ve "tocado", hasta que le llega
un balón en la frontal del área en una ventajosa posición pero el árbitro para el juego y pita una falta anterior sin aplicar la ley de la ventaja y ni siquiera con la justificación de mostrar una tarjeta al infractor. Protestas atléticas, recuerdos para su madre desde la grada, la barrera que no es colocada en su lugar y el tiempo que transcurre, lanza Simao.... GOLAZOOOOO!!!!, AHORA SÍ, queda muy poco tiempo y 5-1.

El gol seguro que no será analizado por los expertos en anatomía, dinámica del balón, parábolas inexplicables del esférico en un campo de fútbol  y otras ciencias afines que normalmente sacan en Telemadrid para elogiar los goles de falta de Zidane, CR o de C3PO, pero es un golazo pese a quien pese y vale una eliminatoria, quizás parte de un título y desde luego un nuevo resurgimiento deportivo de una plantilla que hace un mes estaba por los suelos de la clasificación liguera.

Y de nuevo como hablamos del Atleti hay que hablar de minutos finales de agonía, de empuje y ataques desesperados del visitante y de defensa aún más a la desesperada del Atleti, de 4 minutos de prolongación que prometen ser interminables, pero hoy toca cara en la moneda de la suerte y finalmente termina el partido, y los que estuvimos en el Calderón recordaremos durante mucho tiempo que estuvimos presentes en esta histórica remontada frente a un equipo que nunca debió ganarnos por 3 goles en el partido de ida.

La semana que viene vuelve la Copa frente al Celta de Vigo, otro Segunda, y si le superamos nos espera en semifinales el ganador del Rácing-Osasuna, y en la final Sevilla, Depor, Mallorca o Getafe. No es por desbordar la ilusión, pero pocas veces tendremos un título o una final tan asequible, y puede ser la mejor puerta para entrar en Europa. Lo que hace falta es que en todos estos partidos y en los de Liga y europeos se juegue al menos con la misma ambición y actitud, bien es cierto que ya no jugaremos contra equipos de la calidad del Recre.

3 comentarios:

juninho no fue dijo...

Q post mas cansino. Ya estamos lanzando las campanas al vuelo.

J.Dorado dijo...

Muy buenas! Me presento. Soy Javier Dorado, blogger de http://laalacenacolchonera.blogspot.com . El motivo de este comentario es para comunicarte que he añadido tu blog a mi blogroll. Muy bueno, por cierto.

Si te apetece enlazar el mío estaría encantado.

Para cualquier cosa, ya sabes donde estoy.

juninho dijo...

Sigo pensando lo mismo en vez de un post parece un libro. Q pasa solo escribes cuando perdemos ,pareces uno q yo me se.