miércoles, 25 de febrero de 2009

Desilusión, esto no cambia

He vuelto a pecar y ayer fui al Calderón con mucha ilusión, daba por hecho que el Atleti superaría al Oporto y pasaríamos le eliminatoria, veía más fácil hacer un buen papel en la Champions que en lo que nos queda de Liga. Y esa ilusión se acrecentó cuando en el minuto 3 nos adelantábamos en el marcador, no sin antes sufrir un serio aviso por parte del Oporto.

Pero esa desilusión empezó a desvanecerse cuando el Oporto siguió teniendo claras oportunidades que ayer Leo Franco se encargó de desbaratar, hasta que llegó el empate, y entonces sufrimos para llegar al descanso con ese empate que empezaba a saber a suficiente. Pero ayer la suerte no nos fue del todo esquiva y un regalo del portero portugués nos dio esperanzas al filo del descanso adelantándonos en el marcador.

En la segunda parte más de lo mismo, más sufrimiento, más ocasiones del Oporto falladas, Seitaridis y Ujfalusi compiten a ver quien de los dos corre menos tras los portugueses que se escapan de sus marcajes, de Pablo no se van tan fácil pero regala unos cuantos córneres y Antonio López no existe, aunque tiene la suerte de que los portugueses se vuelcan más en la banda del griego.

El centro del campo no existe, es un área que los portugueses atraviesan demasiado rápido sin oposición, no hay ninguna contención a sus ataques.

¿Y los ataques del Atleti?, se limitan a subidas esporádicas de Simao que no encuentran rematador, Forlán sigue mal, Agüero no tiene la chispa de los primeros minutos pero tampoco recibe balones y cuando lo hace está rodeado de tres o cuatro portugueses, ¿Maxi? ya casi ni me acordaba de que jugó, mal. Sin embargo la defensa portuguesa no termino de verla inexpugnable, es cuestión de intentarlo, pero… salta la sorpresa: Abel retira Agüero para asombro general, un harakiri, un espaldarazo a las razones del suegro para que se marche de este Club, una renuncia a sentenciar el partido, un coletazo de conformismo aguirreriano. La entrada de Sinama no es discutible pero antes merecían el cambio Maxi o Forlán.

Después entraría Maniche que se contagió de la nulidad del equipo y no aportó nada salvo uno de sus flojos disparos lejanos habituales en los últimos partidos, y De las Cuevas, que lo intentó pero no lograba encontrar ningún apoyo ni rematador al que centrar.

Y tanto va el cántaro a la fuente que sucedió lo que se esperaba, el empate del Oporto, y lo peor es que empezaba a saber a bueno porque se veía cerca el perder el partido, la suerte y Leo nos salvó de ello.

Un 2-2 final que nos obliga a ganar en Oporto, no es imposible pero mucho tiene que cambiar el Atleti.

Ayer no escuché aquello de Aguirre vete ya, lamentablemente me reafirmo en que su marcha no solucionaría nada. Abel ha intentado controlar el juego adelantando la defensa pero no tenemos unos centrales rápidos que vuelvan tras fallar, y Seitaridis…, ayer apenas cayeron siquiera en fuera de juego los portugueses, ese sistema no funcionaba ayer y debería haber rectificado viéndolo.

En fin, una desilusión más, cada vez veo más lejos el estar en esta competición el año que viene, y si no estamos en Champions… ¿qué fichajes podremos hacer? ¿quién querrá venir al Atleti? ¿se quedará el Kun?... Ahora Barça, Madrid y Villarreal; el tercer puesto que da acceso directo a la Champions lo veo ya imposible, pero es que el cuarto que otorga la posibilidad de jugar la previa tampoco lo veo al alcance si no ganamos estos tres partidos.

5 comentarios:

atletista sin solución dijo...

Un desastre, amigo. Lo peor de todo es que no hay solución ni inmediata, ni tampoco futura.

La competición para el Atlético termina en dos semanas, y si no al tiempo.

Abrazos.

fernando dijo...

El club viene siendo un desastre desde hace más de 10 años. En vez de AGuirre o ABel vete ya, hay que gritar Cerezo y Gil Marín fuera del Calderón. Un abrazo.

Tomi dijo...

¡Qué bochorno, Adal!

El Calderón es, seguramente, el único estadio del mundo en el que el equipo local defiende (vamos, defiende, se echa para atrás, quiero decir, que defender es otra cosa) más que ataca. Es inconcedible o como pollas se diga lo que pasa aquí.

En fin, chico. Ver para creer. Y lo dicho: en 15 días, a tomar por culo todo. Estoy hasta por vender mi viaje a Oporto y todo ...

Un abrazo, colega. Como ves, ya perdí la apuesta el pasado sábado.

josé sellés dijo...

hola, ¡¡ÁNIMO!! ya veréis como remontáis en Dragao.
¿para tí qué jugador fue el mejor del partido?
contéstame por favor en mi blog
futbol-chicks.blogspot.com
GRACIAS

juninho dijo...

Efectivamente fue un desastre, pero.... esto es futbol y lo que pudo ser un 2-5 tranquilamente, fue un 2-2, y ahora quien te dice que alli no ganamos 0-1 o 1-2.
Yo me acuerdo que en el año 97 el Ajax fue un desastre autentico en el Calderón y mereció irse 4-0, quien paso?
Esto es ver la botella medio llena, lo que no se es si hay alguien en ese club que piense en positivo, porque viendo la carita de Pablo en rueda de prensa dan ganas de echarse a llorar.
Ahora eso si, alguien tendría que tomar la medida de que Seitaridis no se vuelva a poner esa camiseta.