lunes, 31 de mayo de 2010

Blog experience "fútbol"

El pasado 27 de mayo asistí a una nueva experiencia invitado por la empresa de publicidad online addor en lo que constituye una agradable innovación en el mundo de la publicidad y de los blogs.

Esta firma ha tenido la idea de reunir periódicamente a blogueros en reuniones temáticas, y en esta ocasión el tema era el fútbol y tuve la suerte de ser invitado a lo que ellos han llamado "Blog experience". La reunión tuvo lugar en el Café del Clan en la calle de José Abascal y a ella asistimos algo más de una docena de blogueros de fútbol. 

En  la reunión estaba prevista la participación de dos periodistas de La Sexta, Jorge Vicente y Antonio Esteva, aunque éste último no pudo asistir por causas de fuerza mayor. Confieso que antes de este encuentro no conocía a estos dos periodistas (supongo que los habré escuchado alguna vez pero no suelo identificar a muchos periodistas). Ante la ausencia de Esteva le tocó dar la charla en exclusiva al joven Jorge, quien en una charla agradable nos contó anécdotas de su carrera periodística en el mundo del deporte así como algunas interioridades del mundo del periodismo deportivo.

La conversación se alargó durante casi dos horas en un ambiente distendido con algunas preguntas de los asistentes y al final hubo lo que el organizador denomina "networking", anglicismo con el que supongo se hace referencia a la posibilidad que tuvimos los asistentes de compartir e intercambiar experiencias del mundo de los blogs entre los distintos blogueros asistentes, aunque uno tenía otros compromisos y no pude alargar mucho el encuentro.

Me gustó más la idea de estas reuniones que la reunión en sí, pues a pesar de encontrar un buen ambiente y conocer otros "colegas de la blogesfera", pues lógicamente el hecho de no conocernos ninguno y en tan poco tiempo pues hacía algo frío el contacto. Quizás faltó darnos un poco de protagonismo a los blogueros con una breve presentación de cada uno para darnos a conocer a los otros, si hubiera un segundo encuentro seguro que la cosa estará mejor. Agradezco en todo caso a addoor la idea de la convocatoria y el detalle de invitarme a asistir.

A los compañeros con los que compartí la velada les comenté que esto del mundo del blog a veces nos lleva a tener demasiado trabajo por lo que supone no sólo el redactar un artículo (o post para los anglófilos), sino porque también hay que leer después los comentarios, ponerlo al día de vez en cuando, visitar otros blogs y comentar en ellos... supongo que los que ya tenéis blog sabéis de lo que hablo.

A mi me gustaría que alguna vez se organizara algo parecido pero más monotemático aún: blogs del Atleti, de momento addoor ya ha dado un paso, desde aquí mi agradecimiento a ellos y en particular a José Mata y a Ana Valeva.

Aunque un día me propuse no enlazar a blogs que no fueran del Atleti (por no hacer la lista demasiado extensa más que nada), haré una excepción y pongo un enlace a blogs como la grada llevado por unos jovencísimos empollones del fútbol y a campeón.tv obra de un majete estudiante de periodismo.

viernes, 21 de mayo de 2010

- La invasión de los 50.000 hijos del Calderón

En 1823 tuvo lugar una invasión de España por tropas francesas, eran los llamados Cien mil hijos de San Luis para reestablecer el absolutismo en el país, aunque no está claro si verdaderamente fue esa cantidad de soldados (seguramente eran menos), pero con ese nombre quedó para la Historia

El miércoles 19 de mayo de 2010 se vivió en Barcelona una nueva invasión, en este caso no de tropas extranjeras sino de cerca de 50.000 seguidores atléticos. Una invasión pacífica y sobre todo festiva, que antes que nada sirvió para dar una lección de apoyo incondicional a unos colores y de cómo disfrutar de un evento deportivo con total deportividad.

Seguramente sea el mayor desplazamiento de una hinchada fuera de su estadio dentro de España, y me atrevería a decir que posiblemente sea un récord mundial y que difícilmente puede ser batido.

Se supone que debería hacer una crónica de un partido de una final, pero lo que todos recordaremos es lo ocurrido fuera del terreno de juego. Es duro y triste perder una final, para qué negarlo, pero yo me vine con buen sabor de boca después de lo vivido ese miércoles inolvidable.

Todo empezó en la estación de Puerta de Atocha donde por la mañana aparecí ya enfundado con la camiseta rojiblanca para dirigirme hacia Barcelona, la gran mayoría del tren eran pasajeros con la misma indumentaria y la misma ilusión. Tres horitas de viaje en esa maravilla de transporte que es el Ave y ya estamos en Barcelona Sants donde aumento mi parafernalia rojiblanca cubriéndome con una bandera del Atleti (un compañero lo haría con la nacional). Paramos para almorzar y hacer acopio de víveres para la jornada y nos dirigimos hacia la Plaza de España, ya entonces íbamos recibiendo mensajes de apoyo de la población barcelonesa.

Llegada a la Plaza de España y allí ya se nota el gran ambiente rojiblanco en la carpa montada al efecto y decidimos dar una vuelta por el centro de Barcelona, así que metro (caluroso) y a las Ramblas, donde de nuevo el ambiente rojiblanco es total: camisetas del Atleti por doquier, cánticos, alegría, saludos a algunos sevillistas... Cervecita en la zona y buena comida en un buen sitio y de nuevo para la Plaza de España donde ya el ambiente es totalmente atlético, mucha fiesta, fotos, banderas...

Hasta aquí una jornada que se puede considerar de espléndida, pero lo mejor está aún por llegar: el peregrinaje desde la Plaza de España hacia el Camp Nou, ¡irrepetible!, los atléticos nos hacemos los amos de la calle, no hay más remedio, no hay otra manera de desplazar a esas decenas de miles de personas vestidas de rojiblanco si no es ocupando toda una calle. Ignoro cuánto mediría la caravana, pero está claro que unos cuántos kilómetros. Y lo mejor todo es que se desarrolló en un ambiente sumamente festivo y de celebración ante el asombro y admiración de los viandantes, vecinos, conductores y comerciantes. Esta ciudad esta acostumbrada en los últimos años a las celebraciones futbolísticas, pero aún así todos se sorprendieron de ver una hinchada que no es la suya pero que parecía que fuera de allí. En este enlace os podéis hacer una mínima idea, el vídeo dura dos minutos y medio, y el peregrinaje duró un par de horas

El desplazamiento nos costó hacerlo cerca de hora y media y a las nueve ya estábamos en el Camp Nou con los alrededores completamente colapsados. Parecía que costaría entrar pero la verdad es que el acceso fue rápido. Para mi sorpresa al entrar en el estadio compruebo que está prácticamente lleno a pesar del gran gentío que había dejado fuera.

En los prolegómenos del partido un ambiente estupendo compitiendo sevillistas y atléticos en cánticos y ánimos, con superioridad atlética en estas lides pues las tres cuartas partes del coliseo azulgrana eran esa noche atléticas. Suena el himno nacional y en esta edición se puede oír en el estadio y se retransmite por la TV coreado por todos los asistentes. Esta competición lleva el nombre de nuestro Jefe del Estado y en honor a él y a la nación que preside se debe escuchar y respetar, quien no esté de acuerdo o no se sienta identificado con la nación que representa el himno o el cargo lo tiene fácil, que no participe en la competición que lleva ese nombre, creo que la Federación no obliga a ningún equipo a participar en la Copa del Rey.

En el fondo atlético se despliega una pancarta con una imagen que una vez más no logré identificar ni cómo símbolo futbolístico ni atlético, sigo pensando que el imaginero del Frente Atlético vive en la Tierra Media rodeado de hobbits, orcos y otras fieras armadas y encapuchadas, nada que ver ni con el fútbol ni con el Atleti.

En el fondo sevillista lucen un logrado mosaico en rojo y blanco con la palabra Respeto (por aquello de jugar a 600 km de Sevilla, como si los que se han desplazado a Hamburgo lo han tenido más fácil) y las iniciales SFC. Considero que en este despliegue quedó mejor la afición sevillista. 

Respecto a lo del "respeto" quiero recordar las declaraciones de Del Nido en los últimos tiempos y sus impresiones sobre el Atleti, o los recuerdos de Negredo a la madre de un colegiado, que al parecer cuando es en el último partido de Liga sólo merece una amarilla, no sé qué opinarán las madres de ese color ante tal recuerdo, pero para mi de respeto poco.

Y comienza el partido, y al poco de empezar llegó el gol de Capel. La afición sevillista enloquece de alegría, pero la atlética no baja los brazos ni la voz y siguió animando durante todo el partido. Del partido no voy a hablar mucho, considero que no es noticia lo que sucedió durante él: lo resumiré diciendo que el Atleti se dedicó a intentarlo una y otra vez con varias ocasiones desaprovechadas, que el Sevilla se dedicó lógicamente a mantener un resultado, aunque con más violencia que respeto y con más faltas que juego, y con la permisividad del por fin jubilado Mejuto, que por aquello de la despedida decidió contemporizar en muchas jugadas ante la reiteración de las faltas por parte de los sevillanos. 

Y cuando quedaban pocos minutos para terminar el encuentro y muchos creíamos en un nuevo gol in extremis de Forlán llegó el segundo gol sevillista. La afición andaluza celebra el gol y salta con el pitido final, pero de nuevo la atlética no se queda callada y se escuchan gritos de campeones campeones desde las gradas atléticas que no dejan oír a los sevillanos y así durante más de media hora en la que prácticamente nadie abandona el estadio ni deja de celebrar un subcampeonato con sabor a victoria, a la victoria que quizás merecimos por ocasiones creadas pero que al final se decide por los goles marcados. 

Esa media hora no la olvidaré en mi vida, ni ninguno de los asistentes al partido ni de los jugadores que alucinaban literalmente con el espectáculo de la afición colchonera, porque eso fue un espectáculo y una victoria moral de una hinchada sufrida y fiel como nadie en el mundo. El mejor saber perder del mundo, y por tercera vez pude ver como un equipo rival ganador se dirigía con aplausos de reconocimiento hacia la hinchada atletica, lo hizo el Valencia en Sevilla, el Español en Valencia y ahora el Sevilla en Barcelona, tres finales perdidas, pero tres finales con una afición de 10, está claro que ser del Atleti es ser diferente, no celebramos muchos títulos pero celebramos ser cómo somos y por qué lo somos.

Definitivamente los atléticos cada vez sabemos mejor por qué somos del Atleti, y por qué nunca dejaremos de serlo.

martes, 18 de mayo de 2010

- VOLVEREMOS A SER BICAMPEONES

Hoy de nuevo es un gran día esperado por muchos atléticos, tras la alegría de la consecución de la UEFA Europa League el Atleti de nuevo se encuentra en una final sólo una semana después.

Hoy puede ser el día en que "VOLVEREMOS A SER BICAMPEONES", tiene que ser hoy, lo merecemos, PODEMOS.

Esta vez creo que todos tenemos menos nervios, pues la alegría y el título conseguido ayudan a llevar la espera de la llegada de la final con más sosiego, yo al menos tengo menos que los que tenía hace una semanita, y eso que en esta ocasión si lo viviré de cerca pues estaré en Barcelona presenciándolo. 

Contaba hace siete días que los atléticos se supone que estamos acostumbrados a sufrir, a no ganar nada de manera fácil, a esperar el pitido final con angustia, pero que no es fácil acostumbrarse. Los hechos me dieron la razón y ganamos un título en los últimos minutos de la prórroga, espero que en esta ocasión no haya que esperar tanto que ya llevamos suficientes prórrogas este año.

El rival es a mi entender más difícil en esta ocasión, aunque eso sí cuenta en la presidencia a con un bocazas bastante impresentable, a ver si se come sus palabras y altanería, un motivo más para seguir siendo antisevillista, aún recuerdo ciertas "predicciones" de un tal Caparrós cuando nos jugábamos con el Sevilla el ascenso.

Hoy de nuevo es un buen día para decir con orgullo que somos del Atleti, que somos los únicos en ganar este año una final europea y que hoy podemos ganar otro título. Hoy hay que lucir camiseta, escudo, bufanda, lo que sea, hasta la bandera, que de nuevo ya tengo colgada en el balcón. Hoy puede ser otra vez el día del orgullo atlético.

Recordaré mis artículos de la Eurocopa pasada: sin Raúl (González) y sin Guti  PODEMOS ser campeones. 

Hoy más que nunca:   FORZA   ATLETI !!!!

jueves, 13 de mayo de 2010

- Crónica de una victoria muy deseada

Aquí me pongo a contar motivos de un sentimiento que no se puede explicar...

Hoy mucha gente sabe por qué somos del Atleti, no hay nada más que haber asistido a un bar donde se televisara la final, o a Neptuno anoche o a la Puerta del Sol o Neptuno de nuevo esta tarde.

Como conté ayer el día de la final fue un día de nervios para todo atlético, a las cinco ya no aguantaba más y me encaminé hacia los alrededores de Neptuno para ver la final desde un irlandés donde habíamos quedado los colegas del fútbol de todo el año y unas cuantas docenas de hinchas que abarrotaríamos el local.

Eran las seis de la tarde cuando llegué (casi el primero) y ya se veían camisetas y bufandas rojiblancas por la calle. La tarde avanzaba y los atléticos iban llegando al local donde no se paraba de corear todo tipo de cánticos atléticos con el mayor de los ambientes posibles.

Comienza el partido y se desencadena la pasión con cada toque de un jugador atlético, muy pronto se puede observar que el Atleti es muy superior al Fulham, el Kun comienza a esbozar lo que va a ser un partidazo suyo pero sin embargo algunas jugadas no llegan a culminarse hasta que un gran pase del Kun a Forlán nos brinda una gran ocasión para adelantarnos en el marcador, pero el balón da en el palo y no entra por muy poquito. Después Reyes mandaría un balón a la escuadra contraria pero el portero australiano pudo atajar el esférico.

El ambiente se caldea y cuando llevamos media hora de partido llega la euforia cuando el uruguayo culmina una gran jugada y manda el balón al fondo de las mallas adelantando al Atleti. 

Todos creemos que ya hemos hecho lo más difícil, marcar el primero y cuando todo parecía que se ponía más fácil llega el gol inglés fruto de una jugada con varios despistes y despropósitos defensivos, vuelve el empate y el Atleti se enfría un poco y más lo haría en el comienzo de la segunda parte donde una vez más salió de los vestuarios con una seria empanada mental, aunque afortunadamente poco a poco se iría despejando y haciéndose con el control del partido.

El Kun lo intentó una y otra vez y Forlán también corrió lo suyo y algunos temíamos una prórroga con estos dos jugadores muy machacados físicamente. Por otra parte en defensa el Atleti aprecia fuerte con Perea cortando ataques y Domínguez y Ujfalusi espléndidos, por no hablar de De Gea, otro de los héroes del partido pues salvó el empate con una parada digna del mejor portero del mundo.

Pasaban los minutos y el Atleti lo intentaba con más corazón que cabeza, Simao había sido sustituido con un visible cabreo no justificado por su flojedad evidente, también lo fue Reyes, mucho más activo que el portugués. En su lugar entraron Jurado y Salvio y parece que el Atleti ganó en juego ofensivo pero no terminaba de rematar la faena, así que finalmente se llegó a la prórroga en la que el Atleti lo siguió intentando y se topó con el portero unas veces y con las torres defensivas en otras (demasiado empeño a veces por los balones aéreos). 

Estaba claro que el Atleti no iba a ganar una final de una manera fácil a pesar de que lo estaba mereciendo, los optimistas como yo esperábamos que se volviera a repetir las proezas de Forlán ante Galatasaray y Liverpool. Y pensando en ello, cruzando los dedos y acordándome de la no siempre cumplida justicia del fútbol llegó el gol del uruguayo, una gran jugada del incansable Agüero que llevaba todo el partido quebrando a jugadores contrarios, el argentino centra a Forlán que corre dentro del área y toca levemente para mandar por debajo de las piernas de un contrario a la portería ante la desesperación del meta australiano que veía de cerca el gol.

La pasión se desborda en el bar, en la calle, en las gradas de Hamburgo, en el terreno de juego; Forlán aún tiene fuerzas para correr la banda celebrando el gol dejando atrás a sus propios compañeros. Quedan unos pocos minutos para el final del partido pero todos celebramos ya el título como si hubiera terminado.

La Historia ha hecho justicia con un club y una afición que se merecía un día así, seguro que la semana que viene se pueda repetir, pero para muchos será difícil volver a pasar un día como el de ayer y hoy.

Hay otras cosas que comentar: la celebración de los goles por uno y la no celebración por otros, la ausencia del alcalde en la final, las localidades que no se ocuparon porque la UEFA no se las repartió a los equipos finalistas, las medidas de seguridad en Neptuno, la retransmisión de esta tarde en Telemadrid cortando justo cuando ya estaban en Neptuno los jugadores y privándonos de ver en directo a Antonio López poner la bufanda a Neptuno, pero hoy pasaré de todos estos temas, es un día y una semana de celebración, ahora hay que pensar en ganar un nuevo título que también merecemos, la Copa del Rey y ya en la próxima temporada jugaremos la Supercopa de Europa, otro título al alcance.

Hoy más que nunca uno se siente orgulloso de ser atlético.

VOLVIMOS A SER CAMPEONES

miércoles, 12 de mayo de 2010

VOLVEREMOS A SER CAMPEONES

Hoy es el gran día esperado por muchos atléticos, por todos los atléticos, por muchos que nunca han vivido un título del Atleti, por muchos que no han vivido una final europea del Atleti, por muchos que no hemos vivido un título continental.

Hoy puede ser el día en "VOLVEREMOS A SER CAMPEONES", tiene que ser hoy, lo merecemos, PODEMOS.

 Los nervios los tenemos todos los atléticos a flor de piel, muchos no han dormido, muchos no han rendido en el trabajo, muchos andan de camino hacia Hamburgo... Los atléticos se supone que estamos acostumbrados a sufrir, a no ganar nada de manera fácil, a esperar el pitido final con angustia, pero no, no es fácil acostumbrarse. 

Hoy no es un buen día para hacerse un reconocimiento médico, tendremos la tensión por las nubes, la bilirrubina disparada, el azúcar fuera de parámetros normales, el estómago encogido, el corazón a mil, y hoy más que nunca somos atleticómanos.

Hoy es un buen día para decir con orgullo que somos del Atleti, que somos los únicos en jugar este año una final europea y que la semana que viene jugamos otra. Hoy hay que lucir camiseta, escudo, bufanda, lo que sea, hasta la bandera que yo ya tengo colgada en el balcón, y la camiseta ya no me la quito hasta que vuelva de Neptuno. Hoy puede ser el día del orgullo atlético.

Recordaré mis artículos de la Eurocopa pasada: sin Raúl (González) y sin Guti  PODEMOS ser campeones. 

Hoy más que nunca:   FORZA   ATLETI !!!!

martes, 11 de mayo de 2010

- ¿Y por qué no juega la Champions el ganador de la Europa League?

Puede parecer oportunista este artículo, y efectivamente lo es. La verdad es que es una idea que hace mucho tiempo que la tengo en mente, y que ahora que el Atleti está a punto de jugar la final de la Europa League pues me seduce más aún.

Nunca me ha gustado el cambio de nombre de la Copa de Europa de toda la vida al actual anglicanizado de UEFA Champions League. La primera razón acabo de esbozarla: el nombre en inglés, la anterior Copa de Europa también tenía su nombre oficial en una lengua que no era el castellano y aquí se le llamó Copa de Europa hasta que desapareció ese nombre y aún persiste en ocasiones ese nombre para la actual competición.

La segunda razón es que de "Liga" esta competición tiene poco, es verdad que hay una fase que se juega por el método de liguilla, pero también es verdad que hay muchos más partidos que se juegan por el clásico método de la eliminatoria que en algunas de ellas recibe el nombre de "play off" desconociendo por qué unas eliminatorias son play off y otras no.  Tras la fase de liguilla se juegan de nuevo varias eliminatorias al estilo de la vieja Copa de Europa.

Y por último el nombre de "Champions", o de Campeones, tampoco es exacto pues de hecho en su fase final la juegan más equipos que no son campeones de nada que los que sí lo son. De hecho el último campeón (el Barça) participó en la competición sin ser campeón de su país: fue tercero y jugó una eliminatoria previa o play off (igual que el Atleti). En la actual edición uno de los finalistas (el Bayern) tampoco fue campeón de su liga.

Por tanto la Liga de Campeones ni es del todo una Liga ni lo es mucho menos de campeones. 

Y enlazando con el tema de la Europa League, otro nombre inadecuado en el que se mezcla el inglés (League) con una palabra no inglesa (Europa en lugar de Europe), sería una buena idea que su campeón mereciera el premio de poder participar como Campeón en la competición de "campeones" que es la Champions League. Algo parecido a lo que ocurre en el baloncesto en que el ganador de la Eurocopa participa en la siguiente edición de la Euroliga.

Lógicamente esta idea que propongo no podría aplicarse en la presente edición, pero no estaría mal que se analizara para el futuro y daría un mayor atractivo a la segunda competición futbolística del continente pues el premio a conseguir sería bastante más apetecible.

En fin, comentad que os parece la idea mientras vamos pensando en ganar esta competición.

viernes, 7 de mayo de 2010

- Partido intrascendente frente a un necesitado Sporting

Retomo la actividad del blog con la mirada puesta en el partido del miércoles a pesar de que el Atleti juega mañana en Liga frente al Sporting.

Matemáticamente el Atleti aún tiene una remota posibilidad de quedar séptimo en Liga: para ello debería ganar los dos partidos que quedan, que el Getafe pierda los dos (el último en el Calderón), que el Bilbao pierda los dos también (tampoco lo tiene fácil frente a Madrid y Depor), que el Villarreal sume al menos un punto para que no haya lugar a triples empates que perjudican al Atleti, y que el Atleti supere el goalaverage con el Getafe (1-0 en la ida). Dicho así parecen muchas carambolas pero no son tan descabelladas. 

El séptimo puesto nos aseguraría la participación en Europa en caso de que no ganemos ninguna de las dos finales y de que el Sevilla no quede cuarto (tiene que jugar mañana con el Barça).

Pero como todos confiamos en que el Atleti gane al menos una de las finales pues la Liga ya está abandonada desde hace algunas jornadas. Lamentablemente el partido perdido contra el Xerez nos dejó sin posibilidades razonables de quedar por encima del octavo puesto. 

Mañana nos toca el Sporting de Gijón y el Atleti saltará al campo con la vista en el partido del miércoles en Hamburgo con un equipo plagado de reservas y de jugadores del filial, que también perdió sus opciones de jugar la liguilla de ascenso a 2ª al perder en casa frente al Alcalá el domingo pasado. Por su parte el Sporting jugará con la necesidad de sumar puntos para asegurarse la permanencia. Con la victoria se la asegura y el empate podría valer según se desarrollen el resto de partidos, hasta le valdría la derrota si Tenerife pierde y el Valladolid no gana.

Con estos condicionantes el partido no huele precisamente a victoria atlética salvo sorpresón, así que ni siquiera sé si haré por verlo por la TV o me someteré al seguimiento del desenlace del título liguero ,que si me dan a elegir quiero que se lo lleve el Barça (mil veces antes que el Madrid, además se lo merece por la temporada realizada y por su juego) . Parece que el título se decide mañana pero a lo mejor el título se decidió cuando el Atleti ganó al Barcelona y perdió contra el Madrid, esperemos que no sea así.